Of cinema and other drugs…

Entradas etiquetadas como “The Social Network

Best of 2010: Movie Posters

Antes de que comience bien el año, vamos a recordar los mejores posters del 2010. Como siempre, cada año cientos de carteles inundan la red y los cines en espera de que los filmes anunciados capten nuestra atención y generen dinero. Y ya que precisamente pagamos por verlas, pues por lo menos debe haber buenos posters de vez en cuando, ¿no? He aquí pues los 10 mejores carteles del 2010, maravillas visuales, pero antes que nada…

MENCIONES HONORABLES:

10. LET ME IN (teaser poster)

Matt Reeves tenía la difícil tarea de llamar la atención por un remake de un filme sueco que ya era alabado por el público. Por eso, su cinta con título acortado -Let Me In-, tuvo la suerte de contar con unos posters (este no es el único bueno) realmente interesantes. Aquí, aunque se siente como una toma digital de lejos, el cartel capta nuestra atención con esa combinación mortal -negro y rojo sangriento- que rara vez es hecha con delicadeza.

9. INCEPTION (IMAX poster)

El super exitoso y aclamado filme de Christopher Nolan no sólo contó con una historia encantadoramente original, sino que brillantemente esta se transmitió en la promoción de la cinta. Al menos una docena de posters salieron al aire, pero este es el que mejor define a la cinta, y el que mejor hace su trabajo. Innovador, elegante, muuuy visual, y efectivo.

8. THE SOCIAL NETWORK (teaser/theatrical poster)

¿Cómo vender una cinta basada en Facebook, sin verse como una mera propaganda de dicha red? Un dilema difícil, que se resolvió con éxito. La cara del protagonista, sumado a una killer tagline y una pequeña side-bar que sirva para reconocer qué estamos viendo. You don’t get to 500 million friends without making a few enemies. Creo que no hay mejor frase en el año como ésa, a tal grado que ahorita ya no necesitaríamos tal side-bar para saber qué es. Es una cosa promocional brillante así de simple.

7. FOR COLORED GIRLS (teaser poster)

Generalmente siempre se notan más esfuerzo en los teasers (aquellos posters que salen primero, digamos, con un mínimo de medio año de anticipación), y aquí no es diferente. El poster para este filme de Tyler Perry es una imagen pinturesca muy impresionante que juega con el título y sobre un correcto fondo blanco.

6. CARLOS (theatrical poster)

Uno nostálgico que nos recuerda la manera de promover cintas hace años. Carlos es un caso confuso entre que si es un megafilme de 5 hrs y media de duración o una miniserie de TV de 3 partes. Como sea, este poster aclara que es un ‘film by Olivier Assayas’ así que lo trato como tal. Simple, pero muy significante, nos introduce de manera elegante al protagonista, y de entrada tenemos idea, aunque no estemos familiarizados con él (es alguien real), de qué clase de persona es.

5. BURIED (theatrical poster)

Otro filme difícil de vender, tanto con poster como con trailer. Después de todo la cinta entera toma lugar dentro de una caja de madera enterrada. Sin embargo, la inspiración en el legendario diseñador Saul Bass (quien trabajó también en innumerables créditos de entrada), y en especial al poster de Vertigo (1958) de Hitchcock, es suficiente para darle el poster perfecto a esta cinta claustrófobica, con un sentido de profundidad muy llamativo.

4. THE NEXT THREE DAYS (teaser/theatrical poster)

Entrando en este lugar con doble mención, la más reciente cinta de Russell Crowe, si bien no conectó con la crítica, sí que nos dio este par de posters muy diferentes entre sí. El primero -el teaser- utiliza ese método de crear una imagen a partir de otra cosa (como este otro, brillante) dándonos así un juego visual que inmediatamente nos prende la curiosidad. El otro -a mi gusto mejor- es una simple pero genial imagen de la cara de Crowe con un estilo añejo que los artistas y mercadotécnicos detrás de él han descrito como ‘inspirado en Steve McQueen’.

3. THE AMERICAN (teaser/theatrical poster)

Usando colores parecidos a los de Carlos, este poster lleno de clasicismo y elegancia es perfecto. Un fondo naranja rara vez utilizado en estos tiempos, el contraste con un Clooney en blanco y negro, la misteriosa cara de una mujer importante en la trama y el detallito ahí en la A y en la N que nos recuerda a The Shawshank Redemption (1994) hacen de este fácilmente uno de los mejores carteles del año. Me encanta.

2. RABBIT HOLE (theatrical-domestic poster)

El teaser no estaba mal, pero este supera la excelencia. La imagen quebrada retrata a la perfección la premisa de una pareja quebrada por la muerte de su hijo y sus saltos emocionales que ello conlleva. Incluso puedes sentir la actuación de Nicole. Una verdadera maravilla, ingeniosa, dramática y original.

1. BLACK SWAN (vintage/international posters)

El título de Mejor Poster del Año es errado. Son realmente LOS mejores posters del año, todos pertenecientes a una misma cinta dándole la superioridad sobre las otras entradas. La premiada cinta de Aronofsky no pudo tener mejor campaña publicitaria, y es que nos sorprendió a todos cuando se lanzaron un puñado de posters a la vintage que se convirtieron en indiscutibles obras de arte. El mejor, en mi opinión, es el de arriba, que quizás se va por el camino obvio y juega con el título retratando a una bailarina blanca en contraste con un cisne negro. El otro trío es muy efectivo también, y en especial aquél que nos muestra a la bailarina como un títere. Finalmente, añado también como parte del primer lugar al poster internacional de la cinta (ya no con el estilo de los otros) que utiliza una imagen sumamente llamativa con un mensaje implícito poderoso: una mujer hermosa por fuera, pero rota al mismo tiempo. ¡BRAVO! 

Anuncios

Review: The Social Network (2010)

5 out of 5

Summary: Una producción satisfactoria en todos los sentidos, The Social Network explota como una bomba con el dueto Fincher-Sorkin, y a partir de ahí, lo demás surge sin problemas creando una armonía cinematográfica de envidiarse.

You don’t get to 500 million friends without making a few enemies…

Bajo esa tagline, The Social Network arranca desde la escena inicial con dos cosas: una, que no le importa que sea del agrado del público o no; y la otra, bueno que estamos indiscutiblemente ante una excelente cinta.

Lo que se prejuzgaba que sería simplemente la ‘película de Facebook’ disuelve todo juramente y pensamiento sobre ello, y de hecho, finalmente Facebook como tal viene valiendo madres en una historia que tan sólo toma este hecho como base para desarrollar un drama en donde términos como avaricia, dinero, poder, arrogancia, lealtad, traición, y sociedad son mucho más grandes y significantes que la dichosa red social. Después de todo, esta no es en definitiva una cinta que retrate o que pretenda retratar los hechos verídicos tal y como sucedieron, No es un documental. Mas bien emplea esos hechos (tomados a su vez del libro The Accidental Billionaires, de Ben Mezrich) y añade un sazón exquisito.

The Social Network actúa como un recuento de hechos en sí, mientras se presentan las demandas y juicios contra Mark Zuckerberg el alegado creador de Facebook. Así, el filme hace transiciones entre los dos juicios y los hechos pasados, que sirven como nuestro presente por la mayor parte del tiempo. Es una retrospectiva a lo que le sucedió a Mark, y a lo que hizo que se encontrara en donde ahora se encuentra.

Jesse Eisenberg es quien precisamente interpreta a Mark en una actuación brillante y memorable. El Mark de Eisenberg es un tipo sumamente inteligente, pero con un vacío emocional y un aislamiento social -con ligera señal de autismo por ahí- que se vuelven mucho más claros y significantes a lo largo de la cinta, lo que desemboca en un personaje con el cual es difícil simpatizar. Y desde el inicio nos proporciona los elementos para cuestionar sus acciones y decisiones, o como dirán los elementos para disgustar de él. A Mark no lo guía el dinero ni lus lujos, sino ese sentimiento de ser el creador de algo, de formar parte de algo muy grande e importante, y quizás con ello lograr algo de aceptación social (de clubs y fraternidades elitistas). Por eso es que finalmente no muestra interés en los juicios salvo por quedarse con los derechos de su red social. El hombre que conectó al mundo no tiene conexiones propias y eso nos hace sentir lástima por él. Hiere a las personas sin pensar. Es un imbécil, en pocas palabras. Y Eisenberg se roba tu atención. Siempre.

Sin embargo, Eisenberg no es el único que se esmera enormemente, porque está también Andrew Garfield en una participación intensa e impecable como Eduardo Saverin, el otrora mejor amigo de Mark y CFO de su sitio. En una cinta repleta de personajes poco simpáticos (el factor likeability como dicen), Eduardo es con el que mejor nos conectamos, el más emotivo y posiblemente el de mayor arco dramático. Garfield le da en el hoyo al papel.

Luego está Justin Timberlake que calló la boca de todos dándonos una actuación igualemente talentosa como el entrepeneur Sean Parker que ve en el proyecto de Mark y Eduardo una propiedad internacional de miles de millones de dólares y no duda en aprovecharla.

El resto del cast principal está compuesto por Rooney Mara, como la ex de Zuckerberg, Armie Hammer como los gemelos Winklevoss, y Max Minghella (sí, hijo de  Anthony) como Divya Narendra, éstos últimos los responsables de una demanda contra Mark por los derechos de Facebook.

En una palabra, el cast es: exquisito. A pesar de no tener gran renombre en la industria, todos ellos conforman un conjunto lleno de talento que es uno de los elementos más sobresalientes de la cinta. Sin embargo, las estrellas, los pilares de The Social Network son dos hombres ingeniosos detrás de cámara, y cuya colaboración resultó una bomba para la crítica: el director David Fincher y el guionista Aaron Sorkin, un dúo maestro que le da ese sabor al filme que hubiera carecido sin ellos.

Fincher and Sorkin: Greatest pairing of the year?

Fincher, cuyo trabajo directorial es el octavo en su muy interesante  filmografía, realiza un enorme trabajo llevando el guión de Sorkin a pantalla. Una dirección soberbia, manejada con maestría de parte de alguien que sabe muy bien lo que hace. El guión es una excelencia, pero Fincher lo lleva más allá, creando una cinta oscura, fría, irónica y tensa. Esto gracias también a dos elementos que se hacen notar y que ayudan a su vez a subir de nivel la película: la cinematografía de Jeff Cronenweth, de nuevo, perfecta y hermosa, y la magnífica banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross que capta precisamente el ambiente creado por Sorkin y Fincher y lo transmite al sonido.

De esta manera, The Social Network es un logro múltiple, es la unión perfecta y suave, la integración sin ningún tipo de tropiezos de todos estos elementos: dirección, guión, actuación, cinematografía, música y nombremos por ahí a la edición, que Fincher emplea para saltar y regresar de las escenas en teimpo presente (los juicios), a los hechos ocurridos de manera sutil. El guión brillante y astuto de Sorkin se basa fuertemente en puro diálogo, que se sienten como bombardeos a tu vista si te apoyas meramente en los subtítulos, que no lo recomiendo, y halla los momentos para hacer escenas de grandiosidad, que son muchas.

De hecho, así como los diálogos, la cinta te bombardea con una y otra gran escena, y voy a hacer especial énfasis en la que de alguna manera sirve como clímax emocional entre los dos protagonistas, cuando Eduardo (Wardo) azota la laptop de Mark al descubrir que sus acciones han bajado con un derrumbe. He’s wired in… O bien el fantástico diálogo (o más bien su contexto y su forma de decirlo) de Mark durante uno de los juicios: It’s raining. It just started raining, poniendo en claro que no le importa en absoluto el estar ahí, y que prefiere estar en su computadora, como una auténtica máquina humana, configurando y programando, sin poner siquiera atención en el festejo del millonésimo miembro de Facebook. Y sin embargo, ahí lo tenemos al final, en una gran escena final también, pulsando refresh y refresh y esperando ver la notificación de acpetación de amistad, efectivamente sintetizando un tema de actualidad.

La verdad nunca dudé de esta cinta. Ok, cuando corrieron noticias de que se haría un filme basado en la fundación de Facebook (ojo, que no basado EN Facebook) había más de una ceja levantada, pero en cuanto Fincher entró al proyecto, se aseguró calidad. Y vaya calidad. Que si va ganar el Oscar a Mejor Película en esta 83 entrega está por verse, pero algo es seguro: viene con todo, y es efectivamente la cinta a vencer, de luchar por el trofeo. Empezó arrasando con la National Board of Review (Película, Director, Actor, Guión) la cual generalmente es el disparo de salida a la carrera por el Oscar. Desde entonces, ha venido apareciendo una y otra vez en listas de Top 10 del año de críticos, y muchos círculos la han nombrado la mejor. Boston, Detroit, Houston, Indiana, Las Vegas, Los Angeles, New York, San Francisco, y Washington; prácticamente todos, más aparte nominaciones a los Globos de Oro (6) y a los SAG (2), que le ayudan a mantener ese status de frontrunner. Así que de que le vaya bien, no la tiene difícil. Luego veremos eso, pero al menos tiene un Oscar segurito: Guión Adaptado, de Sorkin, y quizás Fincher sea seguro también independientemente de si la cinta se lleva el premio mayor.

The Social Network es el claro ejemplo de lo que es  el cine moderno de ahora. Es una cinta atrapante, una maravilla en la que cada ámbito, cada sector hace su mejor trabajo, y por ende, en conjunto el resultado es tremendo. Dos jóvenes estrellas subiendo (Eisenberg y Garfield), un director en su prime time y un guionista consolidándose como de lo mejor. Un triunfo espeluznante.


“Keep your friends close, but your enemies closer”

Recuerdan esta icónica línea, supongo. Más o menos es lo que intenta decir el señor David Fincher con su campaña publicitaria para promover y poner a la vista de todos lo que es su octava cinta en su filmografía: The Social Network (2010), que muchos conocerán como ‘Facebook: la película’. Oh no, les acabo de dar una idea a los traductores de aquí…..

Desde que me enteré del proyecto hace como un año me pregunté cómo diablos uno se podía tomar en serio una cinta basada en esta infame red social que cada vez apesta más. Luego por supuesto, vino a ocupar la silla de director el Sr. Fincher y todo cambió, y aquí estoy realmente interesado por el producto final, incluso considerándola medio fuertona para la carrera de Oscar. Verán este es uno de esos casos en donde la elección de un competente y talentoso director puede cambiar el rumbo; de lo que suena a porquería a lo que suena prometedor. Cierto, Fincher no es un Tarantino o un Hitchock, pero su carrera hasta el momento va muy bien, con dos enormes películas: Fight Club (1999), y la que debería merecer más atención de la que tiene, Zodiac (2007), ambas los pilares de su filmografía. A lo que voy es que, aunque honestamente no me interesa en lo absoluto ver retratada la historia de cómo Facebook llegó a ser FACEBOOK, con Fincher al mandato ya estoy. Y ustedes deberían también.

The Social Network toma su guión (de Aaron Sorkin) de un libro del 2009 escrito por Ben Mezrich: The Accidental Billionaires: The Founding Of Facebook, A Tale of Sex, Money, Genius, and Betrayal, que como pueden deducir del nombre narra todo lo que conllevó la creación de una red social por Internet, una idea respaldada y cuya meta eran millones de dólares. Suena a algo que haría Scorsese.

He aquí el trailer recién lanzado hace un par de días. De hecho, les dejo dos: el teaser de hace unos meses, y el nuevo que ya incluye pietaje. Ese teaser se me hace uno de los mejores trailers en general que he visto en el año. Y he visto muuuuchoos. 😉

Puede haber mucho escepticismo aún, yo no estoy 100% seguro de que será una buena película (y así es el negocio), pero hay que reconocer que:

  1. La campaña publicitaria que empieza a tener la cinta es excelente.
  2. Esto no se ve nada mal.

Dirigida por David Fincher y estelarizada por Jesse Eisenberg, Andrew Garfield (el nuevo Spider-Man, ya deben saber), Justin Timberlake, Brenda Song, Rashida Jones, Joseph Mazzello, Max Minghella, y otros, The Social Network se estrena el 1 de octubre de 2010. (en EUA). Y recuerden: ‘You don’t get to 500 million friends without making a few enemies.’