Of cinema and other drugs…

Entradas etiquetadas como “Death

WHAT IF………?

… supieras que te vas a morir en unas horas y tienes la oportunidad de escoger el último filme que verás en tu vida? ¿Cuál escogerías? ¿De qué género? Y más importante, ¿por qué?

Esto es meramente hipotético, pero resulta que es un buen ejercicio de reflexión, es casi cómo pensar en la película que mejor te define y que hayas visto. ¿O quizás arriesgarse y ver algo que nunca has visto? ¿Aquélla cinta que se te antojaba ver pero nunca te concretaste a verla? Sería tu última oportunidad. ¿A lo mejor te abres a recomendaciones? ¿Tu película favorita o la mejor que has visto (no siempre es lo mismo)?

Claro que suena casi imposible decidirse por una. Tendrías que quebrarte el cerebro y en eso ya se te fue el tiempo. Pero sólo pensémoslo por unos cuantos segundos y elige.

¿Yo? Sepa Cristo. Puedo reducir el número de opciones a una docena, pero aún así está mucho más difícil elegir entre esas. De entrada están The Empire Strikes Back (1980), The Lord of the Rings: The Return of the King (2003), The Godfather: Part II (1974); tomando en cuenta que para compactar más al grupito tengo que elegir sólo una si se trata de una saga o franquicia. Obviamente si se trata de terminar con broche de oro no podemos dejar de lado Gone With The Wind (1939), o Citizen Kane (1941), joyas del cine dorado. ¿Kubrick? Por supuesto. 2001: A Space Odyssey (1968) debe ser otra gran opción. Y si quiero que lo útlimo que vea sea algo de animación, no hay duda: The Lion King (1994). O algo suave, refrescante y ochentero. The Breakfast Club (1985), Back to the Future (1985), Ferris Bueller’s Day Off (1986), The Princess Bride (1987). Y por supuesto, la ciencia ficción: Alien (1979), Blade Runner (1982), Aliens (1986), todas ellas opciones fuertes y viables. Y luego está Nolan, cuya entera filmografía puede entrar al grupito sin problemas, pero debido a problemas de espacio (y tiempo) lo rebajamos a dos: The Prestige (2006), y The Dark Knight (2008).

Esas son sólo algunas de las tantas que podrían tener el cotizado honor. Y tú, ¿ya pensaste? ¿Kurosawa, Miyazaki, Tarantino, Hitchcock, Leone, Lynch, Cronenberg, Scorsese, Ang Lee, Fincher, Buñuel, de Palma, Coppola, Kazan, los Coen, Pixar? ¿Cuál sería el útlimo filme que verías?

Y ahora otra pregunta: ¿Con quién?

Anuncios

Review: The Imaginarium of Dr. Parnassus (2009)

4 out of 5

Summary: Lo que se presenta aquí no es comercial ni pretende ser un éxito, sino un medio que utiliza el director Terry Gilliam para expresar una paleta de extravagancias imaginativas que forman una emotiva fábula moral; perfecto pretexto para darle un último adiós a Heath Ledger. 

Iron Knight reviews Heath Ledger’s final film

De verdad intento no ligar esto a la trágica y sorpresiva muerte de unos de las mentes jóvenes más prometedoras del cine para esta nueva década. Se desvalora muchísimo el resultado de esta cinta como tal, y meto a la plática formulaica que surge cuando se habla de Parnassus. ¿Qué tal la última actuación de Heath Ledger? ¿Y cómo se nota? ¿Y por qué se fue a morir a mitad de la filmación? Y Ledger, y Ledger, y Ledger. Más notorio que en The Dark Knight (2008), donde su rol se esconde debajo de ese ya clásico maquillaje, la actuación de Heath como el enigmático Tony en Parnassus es una oda a Tánatos. Evitar pues, relacionarlo con su propia muerte es tonto e inevitable. Ésta es, después de todo, la verdadera última actuación de su carrera, su último trabajo, su último rol. No es la única muerte de este tipo, por supuesto, pero es una de las más sonadas e importantes del último par de años. Y siendo que al ver The Imaginarium of Dr. Parnassus, que precisamente toca estos temas, estamos influenciados enormemente por tal suceso, una crítica hecha y derecha no es factible.

A Terry Gilliam le tocó un proceso mucho más difícil y complicado que el que le tocó a Christopher Nolan. El material de Ledger filmado para Nolan ya estaba completo y sólo era cuestión de editarlo y agregarle sonido y todo lo que una postproducción conlleva. Pero Gilliam perdió a su protagonista, alguien que estaba a punto de dar un gran salto, y que sin duda era una pieza clave para la distribución de su nueva cinta, durante el rodaje, sin siquiera haber terminado su trabajo. Y a juzgar por el producto final, la interpretación de Ledger se quedó como en un 55-60%. Aquí el logro es, entonces, cómo Gilliam logró sobrepasar estos obstáculos y aún así entregar un filme bien construido y sólido, si bien lejos de lo que en algún momento se pudo haber tenido.

La filmografía de Gilliam está repleta de cintas poco convencionales, y The Imaginarium of Dr. Parnassus es una obra muy, muy personal, que tiene la pinta, para algunos, de ser un blockbuster. WRONG!! No es un blockbuster, ni por tantito. El señor Terry, más que invitar a un público a formar parte de una historia, te narra la fábula acompañada de una galería visual para que tú la entiendas a tu modo.

Debajo de todas esas imágenes, se encuentra el esqueleto del filme: Un hombre, Parnassus (Christopher Plummer) hace un pacto con el diablo, Mr. Nick (Tom Waits), en el que éste le otorga inmortalidad y juventud a cambio del alma de cualquier hijo que pudiera tener, al cumplir 16 años. En estas líneas se puede resumir la trama, pero Gilliam entrelaza otras historias menores, que al final distan mucho de dar una verdadera conclusión. Parnassus es dueño de un pequeño grupo teatral de entretenimiento, en el que se encuentran Anton (Andrew Garfield), un joven experto, el enano Percy (Verne Troyer), su mano derecha, y su hija, Valentina (Lily Cole), quien pronto pasará a pertenecer a Mr. Nick. Durante su camino hacia ningún lado, al cuarteto de lunáticos se les une Tony (Ledger), un hombre misterioso con algunos secretos que ayuda a Parnassus a ganar una nueva apuesta para salvar a su hija.

El estilo narrativo que utiliza Gilliam es algo que sólo él puede entender enteramente, esperemos, pero lo que nos deja saborear es un atractivo conjunto de ideas, imaginación, y magia, que evocan a la vida y la muerte, y el director nos presenta esa dualidad con bizarrería fantasiosa. Pero todo esto, se siente incompleto al final, tanto como el rol de Ledger. El cineasta se toma su tiempo para explicar muchos detalles y ahondar para ofrecer algo más de background, pero realmente no sucede mucho en términos generales. Artísticamente tiene mucho y es una maravilla, y tiene toda esta gama de recursos metafóricos y retóricos que el espectador con fuerte exigencia querrá entender del todo, aún si eso significa volver a visitar el Imaginarium. Y como tributo al amigo perdido a quien amorosamente está dedicada la cinta, Parnassus es un buen ejercicio para darse cuenta de lo mucho que tenía que ofrecer el fallecido actor que sorpresivamente encaja para aludir a tal trágico suceso. Y dicho sea de paso, también podemos dedicarle esta crítica, ¿no?

Johnny Depp, Jude Law, y Colin Farrell son quienes salvan el último papel de Ledger, y hacen su intento por llenar los zapatos de Tony. Honestamente, no aportan nada a la cinta, más que meramente otra manera de dar tributo. Ninguno de los tres resalta, aunque el director encuentra los momentos precisos para realizar las transformaciones. De hecho, la transición de Ledger a Depp fluyó perfectamente sin ninguna falla ni tropiezo. Personalemente, hallé los momentos con estos tres reemplazos irrelevantes y algo aburridos.

 El resto de las actuaciones ayudan a consolidar, unir y levantar la cinta, haciéndola en ocasiones muy disfrutable. La química entre los miembros del grupo hace sentir que se trata de una familia disfuncional. Lily aporta feminidad por supuesto, Plummer, paternidad, Andrew, fraternidad, y Verne Troyer se roba risas con sus humorísticos diálogos y su vocecilla. Tom Waits es frío, seco y calculador como la representación del diablo, así que ahí no hay problema.

Pero enfoquémonos en Parnassus por unos minutos, quien me pareció un personaje muy interesante. Parnassus es un hombre imperfecto a pesar de sus años de vida y sabiduría. Ha cometido errores, y los vuelve a cometer. No es un mago, ni un hechicero, pero algo sabe de esas mañas. Como todo humano, es tentado por el diablo, y fácilmente cede a sus caprichos. No es nuestro verdadero protagonista, empero. No hay protagonista a decir verdad. Parnassus es la causa de lo que vemos en pantalla, pero nunca toma un lugar importante dentro de ello. El anciano tiene que pagar por sus actos, lo mismo que Tony, otro hombre errado, si bien carismático y astuto. Tony es un Parnassus joven, lleno de éxito. Parnassus es un Tony viejo, arrepentido y dolido. Gilliam establece esta realidad muy sutilmente, y como realizador es un gran elemento.

The Imaginarium of Dr. Parnassus tiene mucho que sacarle. Es un cuento de niños para adultos, que nos hace soñar con lugares mágicos a dónde escapar, de los cuales, a fin de cuentas tenemos que volver, como Alice y Wonderland. Nuestra mente puede abarcar todo, justo como Parnassus y su Imaginarium. Cuando terminé de ver la cinta, recordé cómo es que el cine es inmortal. Todo dentro de esta industria es inmortal. Se plasman ideas, y esas ideas duran para siempre. Y esto nos lo transmite esta cinta en la forma de Heath Ledger. Cuando entra Johnny Depp a cuadro y recita las líneas: “Nothing is permanent. Not even death”, es un momento glorioso, casi mágico, que compara la juventud infinita en mortalidad de la Princesa Diana, Rudolph Valentino y James Dean. Estamos ante la escena más importante, significativa, emotiva y conmovedora de toda la cinta. El verdadero clímax. Un momento con gracia, modestia y dignidad que encierra el legado de Ledger con sentimiento, igual que la dedicación en los créditos finales.

El camino que representa el Imaginarium es hacia la purificación y la redención, y es una metáfora muy bonita para nosotros. Siempre podemos elegir pasar a través del Imaginarium para morir en paz y armonía. Al final de todo, The Imaginarium of Dr. Parnassus es una expresión de pecho de Terry Gilliam, y sí, como el último filme de Heath Ledger, será recordada con afecto.


Review: The Lovely Bones (2009)

2.5 out of 5

Summary: Con constantes cambios de tématica que retractan al espectador de la cinta en general, The Lovely Bones son los meros huesos de un filme que carece de músculos y piel.

Iron Knight reviews The Dully Balls.

Hmmm……ahhhhh [Inserta suspiro aquí]. Uno a veces entra pensando en el nombre de algún buenazo involucrado en algún filme y espera algo muy, muy bueno. Y en efecto, termina siendo una increíble película de 2 hrs. Fue más o menos lo que me pasó con The Lovely Bones (2009), sólo que no acabó tan feliz el cuento. Desde que supe del proyecto en 2007 me anoté para verla, y la anduve esperando con ansias durante todo el año paado. Cuál fue mi desilusión que la espera no valió la pena. O el filme no valió la espera. Después de King Kong (2005), Peter Jackson se lanzó a adaptar otra obra literaria, no del tamaño del Señor de los Anillos, pero que bien se veía un poco difícil. Claro, después de salir airoso de aquella enorme trilógía, nada te parece complicado. Así pues, Jackson comenzó a filmar su nuevo trabajo a finales del 2007, con Saoirse Ronan, Mark Wahlberg, Rachel Weisz, Susan Sarandon y Stanley Tucci en los papeles principales.

The Lovely Bones es una novela de Alice Sebold, publicada en el 2002, que narra la historia de una joven adolescente que es asesinada y, desde su cielo, observa cómo la familia sufre por la tragedia y seguir con sus vidas, mientras ella acepta el hecho de estar muerta. La novela recibió gran crítica, y fue un éxito de ventas. Desgraciadamente, a su contraparte fílmica no le fue tan bien.

La adaptación sigue el mismo rumbo del libro; mismos personajes, misma trama, con ligeras alteraciones, como suelen hacerse. A simple vista, el guión de Jackson y compañía parece bien pulido, pero no lo es. Lo cierto es que plantea un inicio verdaderamente fenomenal, que prácticamente sostiene una calificación perfecta hasta que Susie, la joven asesinada, llega a una especie de limbo, en donde la cinta también se queda vagando. Son, no sé, 30 minutos, 30 muy buenos minutos, en donde Jackson retrata a la perfección a la familia Salmon, que hace muy efectivo y exquisitamente emotivo el momento en el que pierden a Susie. Por lo menos hasta aquí, la película ofrece sentido y lleva una dinámica y una narrativa bastante bien establecida. Nos conectamos con los personajes sin prisa, pero sin lentitud, y nada parece forzado. El “pero” viene después.

Luego de este pedazo, que, digamos, es el inicio/ planteamiento del problema-drama, la cinta se le cae a Jackson. El cielo de Susie representado en pantalla es, sí, interesante, pero sólo al inicio. Los constantes cambios que sufre el filme entre el bizarro y surrealista cielo, y el complejo drama que vive la familia, te evita meterte de lleno a uno y a otro. Jackson se queda por momentos embebido en las nubes de ése mundo de fantasía artístico y olvida que a un lado tiene un verdadero dramón con un potencial tremendo. E incluso cuando le toma atención a ello, prefiere enfocarse más en el asesino, que en el sentimiento de pérdida de la familia.

Resulta muy extraño, pero todo parece caerse por causa de ésto. Hasta las actuaciones se ven desmejoradas. Muchas son las escenas usadas a manera de climax, y supuestamente culminan en un desenlace muy poco trabajado, inútil e insípido. Y finalmente, deja al espectador sin ninguna especie de sentimiento, sin ningún tipo de recorrido, justo como la protagonista. Más bien, te deja preguntándote: ¿Qué es ésto? ¿Un drama sentimental? ¿Un thriller? ¿Una aventura fantasiosa? ¿Algo de fantasmas? ¿Una investigación policíaca? La cinta quiere abarcar ser todas éstas y resulta siendo ninguna. Se lanza a cumplir muchas cosas, pero sin nigún verdadero propósito concreto. Y esto me lleva a pensar que el filme, a fin de cuentas, está de alguna manera sobredirigido. Jackson intenta contar una historia y se confunde muchas veces sobre qué es lo que intenta lograr con ella. Las temáticas más palpables son la muerte, la pérdida, la venganza, el perdón, y la superación, y era precisamente éso lo que se debía haber contado sin tantos rodeos, y sin tanta tapicería de imágenes. Un viaje emocional de un hecho que te pega con fuerza, seguido del dolor y la aceptación de tal, y luego, la continuación de las vidas de tales seres queridos.

Hay algunas escenas decentes por ahí, con una en particular en la que se construye un suspenso con eficacia. Como ya dije, las actuaciones ya no lucen después de esos primeros 30 minutos. Saoirse Ronan se queda sin mucho material para continuar conectando con el público. Y a Mark Wahlberg, Rachel Weisz y Susan Sarandon les cortan constantemente los fuertes momentos. Es tan drástico el cambio de la calidad y coherencia en el sentido de apegarte a lo que vas a exponer, que hasta me pregunto si alguno de los tres o si los tres de plano fueron mal elegidos para sus papeles. El personaje de Sarandon, la abuela con problemas de adicción, te saca tanto de onda porque intenta hacerla de cómica en algunas escenas, lo que resulta totalmente absurdo. Stanley Tucci es quien se queda con más oportunidades de sobresalir, y lo hace, pero muy poco. Su actuación no es rescatable porque no es su mejor trabajo. Por lo menos no en comparación con su participación en The Devil Wears Prada (2006), en donde su trabajo me pareció menospreciado. Aquí, Tucci interpreta al asesino de Susie, con tintes psicóticos. Por mucho que me caiga bien entonces, su nominación al Oscar por este mero papel que no contiene esencia y que carece de fuerza, viene pareciendo muy, muy cuestionable.

Entendamos que es una de las mentes más importantes de Hollywood en el presente, pero también hay que reconocer que el error en este filme es de Peter Jackson, y sólo de él. Por supuesto no siempre va a hacer obras maestras, pero al menos algo bueno ayudó a hacer el año pasado con District 9 (2009). Un intento arriesgado, que pudo haber salido mucho peor, pero que aún así es tediosa. No la puedo recomendar, de verdad. Quisiera, pero no. Ni siquiera por ése inicio, que después de un rato se echa a perder. Una cosa sí me dejó pensando la cinta: más Saoirse y más Tucci, por favor.


Don’t fall asleep…

No sé si sabrán. De seguro sí saben. El caso es que desde hace ya algunos años, a Hollywood le ha entrado una fiebre bien potente llamada remakes, que prácticamente lo que hace es “modernizar” un filme que ya chochea. Uno de los casos para este año, y quizás el más hablado junto con Clash of the Titans (2010), es la reinvención del clasiquísimo personaje de Freddy Krueger, quien hiciera famoso a Robert Englund, quien lo interpretó por unos 20 años. Naturalmente, la reacción de muchos al inicio, fue mentarle la madre a Hollywood, y en especial a New Line Cinema. Después de todo, ¿quién podría llenar los zapatos de Englund, quien hizo al personaje suyo? El elegido fue Jackie Earle Haley, quien el año pasado fue el consentido de muchos por su acertada interpretación de Rorschach en Watchmen (2009), que fue, por mucho, lo mejor de aquella cinta. Éstas noticias de casting hicieron cambiar algunas opiniones. Pareciera que sí podría funcionar este nuevo experimento. El resto es historia. O más bien, no es relevante.

A Nightmare On Elm Street (2010) deja atrás las cintas anteriores del personaje, y regresa a un estilo oscuro y terrorífico como aquél que tenía la franquicia en sus inicios, para asustar a las nuevas generaciones. El filme es la ópera prima de Samuel Bayer, quien anteriormente se dedicara a filmar videos musicales, y es producido, ahí van los abucheos, por Michael Bay, responsable de desastres como Transformers. Acompañando a Haley como el asesino, están algunos actorcillos que me da flojera mencionar.

Pero no se dejen llevar por el nombre de Bay. Digo, al principio no me interesó mucho el proyecto, ni siquiera cuando Haley se unió. Salió el primer trailer y lo que ví fue una cinta común y corriente de terror. Pero, y éste es uno de ésos grandes peros, las cosas cambiaron al salir este nuevo trailer. Y esto me hace pensar que una de dos; o se rifaron un trailer estupendo en donde metieron las mejores partes de la cinta, ó realmente la película no va a ser mala. Es un gran reto cruzar esa línea que muchos remakes fallan en cruzar. De hecho, creo que todos lo han hecho. The Wolfman (2010) fue, prácticamente, otro intento fallido. Y como ése, muchos otros más. El año pasado, Friday The 13th (2009) no logró hacerle honor a Jason Vorhees. Sin embargo, este filme se ha ganado mi dinero. Ayer que ví este trailer, acabé diciéndome: I’m in. No muchos tienen ese efecto conmigo. A ver qué opinan ustedes:

Aquí un listado de todos los filmes sobre Freddy, todos ellos con Englund:

  • A Nightmare On Elm Street (1984)
  • A Nightmare On Elm Street 2: Freddy’s Revenge (1985)
  • A Nightmare On Elm Street 3: Dream Warriors (1987)
  • A Nightmare On Elm Street 4: The Dream Master (1988)
  • A Nightmare On Elm Street 5: The Dream Child (1989)
  • Freddy’s Dead: The Final Nightmare (1991)
  • Wes Craven’s New Nightmare (1994)
  • Freddy vs Jason (2003)
  • A Nightmare On Elm Street (2010)

1, 2…Freddy’s coming for you
3, 4…Better lock your door
5, 6…Grab your cruicifix
7, 8…Stay up late
9, 10…Never sleep again


In Memoriam: Heath Ledger (1979-2008)

Iron Knight aquí, recordando una de las muertes más impactantes d los últimos años. Es increíble, pero hace ya dos años que, sin poder creerlo, leía la noticia de la súbita y repentina muerte de uno de los actores jóvenes más prometedores del cine, la tarde de un martes 22 de enero. Me refiero claro, a Heath Ledger (1979-2008), minetras esperaba con ansias el filme que lo consolidaría y el rol que le valió un Academy Award póstumo por Best Supporting Actor, como The Joker en The Dark Knight (2008). Cierto, no fue su único papel, pero fue su mejor. Aún me emociona esa actuación, algo respaldado por unos one-liners fantásticos. Y hasta el momento sigo esperando ver el estreno de su última actuación, en The Imaginarium of Dr. Parnassus (2009), de la mano de Terry Gilliam. Aquí una lista de sus interpretaciones:

  • Toby, Blackcrock (1997)
  • Oberon, Paws(1997)
  • Jimmy, Two Hands (1999)
  • Patrick Verona, 10 Things I Hate About You (1999)
  • Gabriel Martin, The Patriot (2000) 
  • Sonny Grotowski, Monster’s Ball (2001)
  • Sir William Thatcher / Sir Ulrich von Lichtenstein of Gelderland, A Knight’s Tale (2001) 
  • Harry Faversham, The Four Feathers (2002)
  • Alex Bernier, The Order (2003)
  • Ned Kelly, Ned Kelly (2003)
  • Giacomo Casanova, Casanova (2005)
  • Jacob Grimm, The Grimm Brothers (2005)
  • Skip Engblom, Lords of Dogtown (2005)
  • Ennis del Mar, Brokeback Mountain (2005)
  • Dan, Candy (2006)
  • Robbie Clark, I’m Not There (2007)
  • The Joker, The Dark Knight (2008)
  • Tony, The Imaginarium of Dr. Parnassus (2009)

I like to do something I fear. I like to set up obstacles and defeat them. I like to be afraid of the project. I always am. When I get cast in something, I always believe I shouldn`t have been cast. I fooled them again. I can’t do it. I don’t know how to do it. There’s a huge amount of anxiety that drowns out any excitement I have toward the project. – Heath Ledger.

We will always remember you Heath.

January 2010.