Of cinema and other drugs…

Entradas etiquetadas como “Danny Huston

Review: Robin Hood (2010)

3 out of 5

Summary: A diferencia del personaje del que habla, Ridley Scott apunta alto pero falla en dar en el blanco al objectivo -nosotros- haciendo de éste un filme sin notoriedad y resonancia, a pesar de contar con talento delante y detrás de cámaras.

Iron Knight reviews yet another film about this folk tale

El cine y la televisión ya ha visto incontables encarnaciones de este superhéroe de la Edad Media. Lo lógico es que cuando se proponga traerlo de vuelta una vez más, traiga consigo un sabor diferente. Es como los celulares; en esencia, todos tienen un sólo propósito -comunicarse-, pero las compañías sacan al año puñados de nuevos modelos adornados de más cosas por dentro y por fuera. Y la mitad al menos de esos productos no llaman la atención y pasan sin pena ni gloria. Bueno, pues algo parecido le pasó al señor Scott al contar el cuento ya contado a su manera.

Lo que le dio la excusa al cineasta de realizar esta cinta era “mostrar la verdadera historia detrás del mito” que se traduce en: Batman Robin Hood Begins. Esta basura de premisa sienta la base para ver al personaje en sus inicios, aunque no necesariamente cuando era joven. Y la pregunta es, ¿a quién le importa ver a Robin Hood en sus inicios? Lo que pudo haberse cumplido en 20 minutos a manera de introducción, Ridley Scott lo traslada en unos 140 mnutos, haciendo ya, desde el inicio, un largometraje con poca relevancia.

Las armas de las que se apoya Scott para hacer de éste, un filme vagamente decente son tres: un elenco de calidad que en conjunto funciona perfectamente; una producción de alto nivel que a su vez conlleva a una épica a gran escala; y en general una dirección bien llevada. Y por producción entendemos un buen manejo de cámara, locaciones acertadamente empleadas, y todo el vestuario y detalle necesarios para darle vida a la época medieval. Claro, todo esto nunca ha sido problema para el director porque recordemos que, más que la dirección, su cuidado en mantener una producción al nivel requerido siempre ha sido su mayor atributo. Aún en la infame Kingdom of Heaven (2005), no se podían negar sus escenarios tan bien elaborados. En Robin Hood nuevamente encontramos estos logros, así como el hecho de contar con unas cuantas tomas realmente hermosas que valieron el boleto de entrada. Una de ellas, cuando Robin y la caballería inglesa se dirigen a todo galope a combatir a los franceses en las costas….. en unas costas. Una excelente fotografía vale, además de un fabuloso sonido que se deja ver (escuchar?) en cualquier momento que una flecha salta al aire. Eso me pareció taaaan genial.

Uno de los temas de pláticas más comunes para hablar en contra del filme (la mala lengua) era y es el casting del personaje cuyo nombre titula a esta épica no tan épica. Ridley Scott se anotó, por quinta ocasión, al australiano y ya veterano Russell Crowe para el protagónico.Y eso acarreó una serie de opiniones encontradas que debatían sobre si ya era demasiada Ridley-Russell, o si el mencionado actor ya estaba algo viejo para interpretar al legendario forajido. Bueno pues yo les digo con certeza que no hay de qué preocuparse. Crowe rara vez, o más bien, nunca le echa flojera a sus roles, y aquí nos da a un Robin Hood con mucha bondad debajo de una coraza algo ruda. El clásico héroe con un pasado borroso pero cn buenas intenciones. Por momentos el cambio de acentos del actor puede desconcentrar, pero no es factor negativo. Es de hecho esta actuación la que era vital para evitar un fracaso total. Y Scott y Crowe se lo anotaron. Nada memorable eso sí, pero satisfactoria al fin y al cabo. Y sí, sí está en forma el señor, como lo demuestra en una escena sin ropa…….. arriba.

El desempeño del resto del elenco es igual o superior al de Russell. Cate Blanchett, William Hurt, Oscar Isaac, Mark Strong y el excelente Max Von Sydow hacen todos un buen trabajo. Admirable nada más, pero suficente para hacer disfrutable el largometraje. En particular le reitero un aplauso a Sydow y a Hurt, quien hizo al personaje útil en pantalla cuando era inútil en papel. Dios, me fascina William Hurt.

Interpretando una vez MÁS a un villano en cine, Mark Strong, arriesgándose a encasillarse, la hace de inglés traidor sirviendo a la corona francesa y me reafirma que sigo sin cansarme de él. Simplemente es un muy buen actor. Cate Blanchett es uno de lo puntos débiles dado que su papel, Lady Marion de Loxley, no posee un desarrollo o conexión y es es culpa del guión que hace mal uso de ella, de la misma manera que la relación que florece entre Marion y Robin no contiene chispa y es relegada a un puesto menor dentro de la trama general, que fluye con calma -ni lent ni rápida- y asimismo sin emoción. No hay emoción de aventura, de guerra vaya.

Robin Hood es como ver un tiroteo afuera de tu casa (si ya sé, no es una comparación muy cómoda) sin sentir tus pantalones mojados, ni el más mínimo sentimiento de “me estoy cagando de miedo” que claramente deberías sentir a menos que fueras un narco. Hay algunas cosas que no se aclaran y otras que nada más sirven de relleno de metraje. Una de ellas todo el rollo del papá de Robin que fácilmente pudo haberse omitido. Y lo peor: los niñitos rateros del bosque en Nottingham. ¿En serio? Ese intento de subtrama restaría otros minutos más o bien pudieron haber sido empleados para algo más de tensión y desarrollo de personajes. Lo que me lleva a la batalla climática en las costas inglesas, la cual se agradece no haber sido larga. Siento que este tipo de batallas se han vuelto monótonas, aunque eso depende del filme del que se esté hablando. Lo que me lleva a pensar que de haber sido yo Godfrey (el personaje de Mark Strong) o el rey de Francia, me hubiera asegurado que no había nadie en la bahía. NADIE. Eso implicaba tener guardias arriba en el acantilado. Pero bueno hay que saber que de haber usado la lógica ls guionistas, no habría batalla final.

En fin, como ven hay muchas subtramas y detalles en el guión que como suele suceder no ayudan a la fluidez de la cinta y definitivamente no ayudan a mejorarla. No hace más daño (no creo) agregar que un par de personajes metidos por ninguna otra razón más que por cumplir con el universo del personaje, como lo es el Sheriff de Notthingham, algo curioso dado que se tenía en un principio pensado que éste sería el protagonista de esta historia. Pero eso fue hace mucho tiempo.

Y me doy cuenta que me faltó hablar de los Hombres Felices. Los Merry Men, pues. Oh, ¿qué sería de Robin Hood sin sus fieles súbditos amigos, los Merry Men del bosque de Sherwood? Buenos, de una vez les digo que no hay bosque de Sherwood en esta cinta, o por lo menos, todavía no es la Baticueva de estos alegres personajes. Alan A’Dale, Will Scarlett y Little John, interpretados por Alan Doyle, Scott Grimes y Kevin Durand, son los compañeros de Robin, y hacen honor a su nombre de equipo en esta cinta, aligerando un poco la oscura atmósfera de la época. De los tres, Kevin y Scott fueron los que resaltaron e incluso me hubiera gustado mucho verlos más tiempo en pantalla.  Tenía mis dudas de Kevin como Little John, pero fue bueno estar mal.

Lectores, toménse a esta nueva versión de Robin Hood como ustedes quieran. No es mala, pero tampoco es muy buena, así que ya saben. La cinta obviamente deja campo abierto para secuelas, pero honestamente estoy seguro que ésa no es la intención ni el camino que sus realizadores quieran tomar, y dudo mucho que una suceda, dado que Crowe tiene ya 46 años, y eso significaría que, por mucho que apresuraran otra producción, de haber una, lo estaríamos viendo con unos 48 o 49 años. Y ése sí NO es Robin Hood, así que realmente no sé cuál es el punto de esta película. Ya hemos visto otras adaptaciones del personaje, animadas y en TV, y finalmente todas cuentan una historia similar. Aquí sí ilumíneme Sir Ridley: ¿por qué molestarse en contar una historia que, a diferencia de lo que dice el marketing, YA ha sido contada? Y sigo esperando su regreso al sci-fi, señor……

Anuncios

Review: Clash of the Titans (2010)

1.5 out of 5

Summary: Si buscas una producción megacuidadita, con actuaciones dignas de un Oscar y una historia contada con maestría, vete a ver otra cosa. Si no, eres bienvenido. Pero a decir verdad, tampoco esperes mucho de todas formas.

Iron Knight reviews Clash of the Titans, where there are no Titans and no real Clash! Blasphemy!

Después de muchos retrasos me llegó la oportunidad de ver esta peliculilla, que no entiendo cómo fue a dar en la lista publicada aquí de nuestras 10 cintas más esperadas del año. Las dos que ya he visto de esa lista me han decepcionado sobre lo que tenía yo en mente que serían. La próxima es Iron Man 2 este viernes (este viernes!!! OMG!!!). Decepcionará también? (gulp).

Nunca, jamás vi la cinta original en la que esta nueva versión de Furia de Titanes está basada ni creo haber escuchado de ella hasta inicios del año pasado. No me preocupa. No me perdí de nada al parecer. Verán, en los 80’s por cada Aliens (1986), o Rain Man (1988), había una Clash of the Titans (1981), o sea que había muy buenas cosas, y muy malas cosas. Pero por lo que he leído, lo que volvió a esta película un éxito fue lo cheesy y silly que era y que resultaba perfecto para un matiné dominguero.

En la misma sangre que aquélla, y con lo mismo que ofrecer -puro atractivo visual y escapismo- Louis Leterrier realizó este remake a petición de Warner Bros. Hay doa enormes campos semánticos que divide al cine, en general. Por un lado, se encuentra el artístico, el que verdaderamente involucra un arte estético, escénico. El cine como manera de contar historias relevantes, humanas, y reales, y que se basa muy fuertemente en ello. Del otro lado de la cerca está el cine que, a pesar de también contar historias, se enfoca más en el punto de entretener y proveer a la gente de escapismo por un rato. Adivinen en dónde reside Clash of the Titans. Pero hasta para entretener hay que saber, porque no hay que desechar a docenas de películas tan sólo por el hecho de pertenecer a este grupo. Adivinen en dónde cae nuestro filme.

Furia de Titanes (la nueva) es tonta, sosa, gris y unidimensional. La historia, basada en el mito griego de Perseo, obviamente tomándose muchas libertades, es apenas suficiente para dar rienda a una cinta de acción con una trama muy lineal. Punto A al punto B al punto C, sin ningún tipo de desviaciones ni profundidad. Perseo, un semidiós, tiene que ayudar al pueblo de Argos a sobrevivir el ataque del Kraken, enviado por Hades. Todo esto gracias a una creciente pugna entre dioses y humanos. Más bien, gracias a la estupidez humana. Perseo logra salvar a todos y al final nada cambia en realidad. Los humanos siguen viviendo, con su ignorancia, y los dioses Liam Neeson sigue gobernando, con sus poderes y su inmortalidad. Y su barba. Lo único que cambia es que Perseo, valga la redundancia, cambia. Como aquélla cancioncilla de Hercules (1997): From Zero To Hero.

Hey, I'm a BOOORINGG hero! You got that, bud?

El Perseo de Sam Worthington tiene cero personalidad. No tiene carácter, no tiene carisma. Es una roca que pelea y grita. Me recordó mucho a su papel de Marcus Wright en la infame y asquerosa Terminator de McG. No me cae mal, pero si Worthington desea una carrera que dure más de un par de años, necesita alejarse por un rato de blockbusters. ¿Es mucho pedir? No hay desarrollo de personaje ni de él ni de nadie, y no te sientes conectado en absoluto con alguno. Es simplemente secuencia de acción tras otra. Sin brillo, sin mucho gozo. Y entiendo a la perfección que esta película haya sido hecha simplemente para pasar el rato, pero no es un rato muy agradable a fin de cuentas. Carece de magia. Una magia que DEBÍA tener, aún con lo bobo de su naturaleza. Y además: carece de humor, un punto de gran importancia para este tipo de producciones. No voy a mentir, reí como unas 3 ó 4 veces en todos ls 120 minutos que dura el largometraje, y no fueron carcajadas. En estos dos aspectos, Clash of the Titans no es lo que se proponía ser.

En el renglón de la acción, la cinta tiene lo de siempre. Grandes peleas con monstruos que parecen invencibles. En realidad si (como yo) no has visto la original y buscas que un montón de criaturas salgan en contra de Sam Worthington, Clash of the Titans te decepcionará. Aclaro, eso no fue lo que me pasó. Dejen les menciono las bestias que verán. O que ya vieron. Como sea.

  • Imps. Enviados por Hades en dos momentos de la cinta. Básicamente son demonios negros con alas, con garras y con dentadura digna de una ortodoncia que atacan sin piedad al o a los pobres humanos a los que fueron mandadas matar. Bestiómetro: creo hasta los orcos son más útiles.
  • Quasimodo, digo, Calibos (anteriormente conocido como Acrisio, rey de Argos). Hay que tenerle misericordia a este tipo. No sólo perdió su imagen, sino que Zeus se la pusó bonito cuando, disfrazado como él, embarazó a su esposa Danaë, quien subsecuentemente fue arrojada al mar por Acrisio. Por fortuna todo esto se compensa cuando Hades le propone al ex-rey, ahora Calibos, matar al bastardo de Perseo usando unos nuevos poderes. Así que ahora es feo y poderoso. Take that, Perseus! Bestiómetro: sale dos veces y en ambas logra absolutamente nada. Creo que este sí es un orco. ¡Hey!, ya es algo, ¿no?
  • Escorpiones…….Gigantes. Vaya, estos sí son perros. Lo malo es que sólo son interesantes por unos segundos. La verdad es que parecen estar hechos de plástico quemado, y a pesar de su tamaño, fuerza y brutalidad, son unos brutos. Crecen con sangre y partes mutiladas de feos y son domesticables. ¿Quién diría? Bestiómetro: ¿Recuerdan ésas porquerías en los subterráneos de Cloverfield (2008)? Mejor huyan de ellas.
  • Brujas Ciegas. No sé si estas puedan ser consideradas como monstruos, dado que técnicamente nunca atacan. El caso es que se trata de un trío de entes que solamente tienen un ojo para compartir entre ellas, y que según son proféticas. O algo. Bestiométro: Me quedo con las de Hércules (1997), gracias.

Wow, she's a hot Medusa

  • Medusa. Si hablara estaría más chida y podría ser más perra. A dierencia de otras Medusas, aquí esta parece ser una verdadera mujer serpiente dado que tiene hasta el cuerpo. Demasiado CGI, por cierto. Y además de hacer lo suyo con la mirada, tiene un arco que sabe utilizar. Bestiómetro: Bueno, no lo negamos. La Medusa de Uma Thurman en Percy Jackson tiene mucho que envidiarle a esta. Lástima que Perseo no tiene un iPod.

The Kraken, seconds after its arrival, and seconds before its death.

  • RELEASE THE FUCKIN’ KRAKEN THAT ONLY LASTS FOR FIVE MINUTES. Llegamos a la última bestia, y al boss. Durante toda la película nos tienen un poquito emocionados por ver algo elaborado cuando eventualmente se libere al Kraken y, y, y…………… lo que acabamos teniendo es una cosa gigantesca que sí, visualmente es una maravilla, pero resulta tan inútil como cualquiera de las Arpías. El Kraken sale, ruge un par de veces, azota un par de tentáculos contra Argos, y muere. Seriously? Bestiómetro: Olvídense de esta cosa, el monstruo de Cloverfield es la neta. O de perdida el Kraken de Pirates of the Caribbean.

Si buscas más, ya no hay más. Los seres de madera resultan ser aliados. Útiles aliados. Y hasta son cómicos. Y uno dice, bueno los monstruos fallaron un poco, ¿pero qué tal los dioses? Tampoco la libran mucho que digamos. Y con dioses nos referimos a Zeus (Liam Neeson), y a Hades (Ralph Fiennes). No, no hay otros dioses. O sí los hay, pero al igual que en Percy Jackson no se molestan en presentárnoslos. Los papeles de estos dos titanes, cuya reputación alza mucho a la cinta, no son nada memorables. Aún así, son más interesantes de ver que muchas otras cosas. Cuesta un poco reconocer que sea realmente Fiennes bajo la piel de Hades, pero lo es, tan sólo por notar que su papel es como un Voldemort chafa. Por lo visto, el otro hermano, Poseidón, no tiene voz ni voto en la situación y sólo dice una línea -estúpida, por cierto- y no vuelve a aparecerse. No se ni para qué se molestaron en agarrarse a Danny Huston para el papel. ¡Oh, y sale Nicholas Hoult! ¿Quién? ¡Nicholas Hoult! ¿Huh? Nel, olvidenlo. 

Lo curioso y más curioso es que ni los efectos, ni las criaturas, ni el par de dioses fueron lo que valió la pena al final para mí, sino un pequeño elemento llamado Gemma Arterton. Oh, sí Gemma Arterton, como Io.

No, wait………..

Ahí está: Gemma Arterton interpretando a Io, quien después de conocer a Perseo, conocerá a uno de sus descendientes, Dastan, el Príncipe de Persia. Recuerden que ella no envejece, así que técnicamente sí es posible, ¿no? ¿NO? Bueno…. El caso es que algo tiene esta mujer, que, aunque su papel sea muy, muy estúpido también (como el resto), hace al producto final un poco más ameno a los ojos del público. ¿Quizás porque es inglesa? Incluso deja a Andrómeda (que creo tenía un papel más principal en la original), interpretada por Alexa Davalos, relegada en segundo plano. O más bien como en un quinto plano.

Borrando el párrafo anterior, que carece de sentido, Furia de Titanes deja mucho qué desear. Los efectos en definitiva no apantallan, la imagen es por momentos de mala calidad para tal presupuesto, las vestuarios y el diseño se ven sosos, y en general todo está muy soso, perfecto para cuando andas aburrido en domingo y quieres desaburrirte SÓLO un poquito. Pon tu cerebro a descansar porque aquí no hay historia que devorar, y el diálogo es terrible (-If I do this, I’ll do it as a man. -But you are not just a man. LOL). Quién sabe, pero si en verdad no esperas nada, quizás te agrade. Nada más háganse un favor y eviten el 3D. De verdad, no vale la pena. No la vi en tal formato, pero mucha de la opinión negativa de la crítica ha sido dirigida al pésimo y ambicioso uso de la tercera dimensión. Otro ejemplo de lo malo que es convertir a 3D, y no filmar en 3D, aunque sea más barato. Ni que no tuvieran lana los estudios. ¿Quieren mi opinión? Sólo paguen por 3D para Toy Story 3 (2010) y Tron Legacy (2010). El resto es basura, ya sea convertida, o que no vale la pena (Resident Evil: Afterlife (2010)). Digo, las escenas de Perseo y Pegaso no son como las de Hiccup y Toothless en Cómo Entrenar a Tu Dragón. Ahora, que si quieren ver algo de calidad, esa otra cinta aún está en cines.

PD. Nuestro próximo review es Iron Man 2, por fin, que se estrena este viernes 30 de abril aquí en México. No creo tener el review ese mismo día, así que espérenlo aparecer durante el resto del fin de semana. ¿Ya tienen sus boletos?