Of cinema and other drugs…

Thoughts

Best of 2010: Movie Posters

Antes de que comience bien el año, vamos a recordar los mejores posters del 2010. Como siempre, cada año cientos de carteles inundan la red y los cines en espera de que los filmes anunciados capten nuestra atención y generen dinero. Y ya que precisamente pagamos por verlas, pues por lo menos debe haber buenos posters de vez en cuando, ¿no? He aquí pues los 10 mejores carteles del 2010, maravillas visuales, pero antes que nada…

MENCIONES HONORABLES:

10. LET ME IN (teaser poster)

Matt Reeves tenía la difícil tarea de llamar la atención por un remake de un filme sueco que ya era alabado por el público. Por eso, su cinta con título acortado -Let Me In-, tuvo la suerte de contar con unos posters (este no es el único bueno) realmente interesantes. Aquí, aunque se siente como una toma digital de lejos, el cartel capta nuestra atención con esa combinación mortal -negro y rojo sangriento- que rara vez es hecha con delicadeza.

9. INCEPTION (IMAX poster)

El super exitoso y aclamado filme de Christopher Nolan no sólo contó con una historia encantadoramente original, sino que brillantemente esta se transmitió en la promoción de la cinta. Al menos una docena de posters salieron al aire, pero este es el que mejor define a la cinta, y el que mejor hace su trabajo. Innovador, elegante, muuuy visual, y efectivo.

8. THE SOCIAL NETWORK (teaser/theatrical poster)

¿Cómo vender una cinta basada en Facebook, sin verse como una mera propaganda de dicha red? Un dilema difícil, que se resolvió con éxito. La cara del protagonista, sumado a una killer tagline y una pequeña side-bar que sirva para reconocer qué estamos viendo. You don’t get to 500 million friends without making a few enemies. Creo que no hay mejor frase en el año como ésa, a tal grado que ahorita ya no necesitaríamos tal side-bar para saber qué es. Es una cosa promocional brillante así de simple.

7. FOR COLORED GIRLS (teaser poster)

Generalmente siempre se notan más esfuerzo en los teasers (aquellos posters que salen primero, digamos, con un mínimo de medio año de anticipación), y aquí no es diferente. El poster para este filme de Tyler Perry es una imagen pinturesca muy impresionante que juega con el título y sobre un correcto fondo blanco.

6. CARLOS (theatrical poster)

Uno nostálgico que nos recuerda la manera de promover cintas hace años. Carlos es un caso confuso entre que si es un megafilme de 5 hrs y media de duración o una miniserie de TV de 3 partes. Como sea, este poster aclara que es un ‘film by Olivier Assayas’ así que lo trato como tal. Simple, pero muy significante, nos introduce de manera elegante al protagonista, y de entrada tenemos idea, aunque no estemos familiarizados con él (es alguien real), de qué clase de persona es.

5. BURIED (theatrical poster)

Otro filme difícil de vender, tanto con poster como con trailer. Después de todo la cinta entera toma lugar dentro de una caja de madera enterrada. Sin embargo, la inspiración en el legendario diseñador Saul Bass (quien trabajó también en innumerables créditos de entrada), y en especial al poster de Vertigo (1958) de Hitchcock, es suficiente para darle el poster perfecto a esta cinta claustrófobica, con un sentido de profundidad muy llamativo.

4. THE NEXT THREE DAYS (teaser/theatrical poster)

Entrando en este lugar con doble mención, la más reciente cinta de Russell Crowe, si bien no conectó con la crítica, sí que nos dio este par de posters muy diferentes entre sí. El primero -el teaser- utiliza ese método de crear una imagen a partir de otra cosa (como este otro, brillante) dándonos así un juego visual que inmediatamente nos prende la curiosidad. El otro -a mi gusto mejor- es una simple pero genial imagen de la cara de Crowe con un estilo añejo que los artistas y mercadotécnicos detrás de él han descrito como ‘inspirado en Steve McQueen’.

3. THE AMERICAN (teaser/theatrical poster)

Usando colores parecidos a los de Carlos, este poster lleno de clasicismo y elegancia es perfecto. Un fondo naranja rara vez utilizado en estos tiempos, el contraste con un Clooney en blanco y negro, la misteriosa cara de una mujer importante en la trama y el detallito ahí en la A y en la N que nos recuerda a The Shawshank Redemption (1994) hacen de este fácilmente uno de los mejores carteles del año. Me encanta.

2. RABBIT HOLE (theatrical-domestic poster)

El teaser no estaba mal, pero este supera la excelencia. La imagen quebrada retrata a la perfección la premisa de una pareja quebrada por la muerte de su hijo y sus saltos emocionales que ello conlleva. Incluso puedes sentir la actuación de Nicole. Una verdadera maravilla, ingeniosa, dramática y original.

1. BLACK SWAN (vintage/international posters)

El título de Mejor Poster del Año es errado. Son realmente LOS mejores posters del año, todos pertenecientes a una misma cinta dándole la superioridad sobre las otras entradas. La premiada cinta de Aronofsky no pudo tener mejor campaña publicitaria, y es que nos sorprendió a todos cuando se lanzaron un puñado de posters a la vintage que se convirtieron en indiscutibles obras de arte. El mejor, en mi opinión, es el de arriba, que quizás se va por el camino obvio y juega con el título retratando a una bailarina blanca en contraste con un cisne negro. El otro trío es muy efectivo también, y en especial aquél que nos muestra a la bailarina como un títere. Finalmente, añado también como parte del primer lugar al poster internacional de la cinta (ya no con el estilo de los otros) que utiliza una imagen sumamente llamativa con un mensaje implícito poderoso: una mujer hermosa por fuera, pero rota al mismo tiempo. ¡BRAVO! 


Review: The Social Network (2010)

5 out of 5

Summary: Una producción satisfactoria en todos los sentidos, The Social Network explota como una bomba con el dueto Fincher-Sorkin, y a partir de ahí, lo demás surge sin problemas creando una armonía cinematográfica de envidiarse.

You don’t get to 500 million friends without making a few enemies…

Bajo esa tagline, The Social Network arranca desde la escena inicial con dos cosas: una, que no le importa que sea del agrado del público o no; y la otra, bueno que estamos indiscutiblemente ante una excelente cinta.

Lo que se prejuzgaba que sería simplemente la ‘película de Facebook’ disuelve todo juramente y pensamiento sobre ello, y de hecho, finalmente Facebook como tal viene valiendo madres en una historia que tan sólo toma este hecho como base para desarrollar un drama en donde términos como avaricia, dinero, poder, arrogancia, lealtad, traición, y sociedad son mucho más grandes y significantes que la dichosa red social. Después de todo, esta no es en definitiva una cinta que retrate o que pretenda retratar los hechos verídicos tal y como sucedieron, No es un documental. Mas bien emplea esos hechos (tomados a su vez del libro The Accidental Billionaires, de Ben Mezrich) y añade un sazón exquisito.

The Social Network actúa como un recuento de hechos en sí, mientras se presentan las demandas y juicios contra Mark Zuckerberg el alegado creador de Facebook. Así, el filme hace transiciones entre los dos juicios y los hechos pasados, que sirven como nuestro presente por la mayor parte del tiempo. Es una retrospectiva a lo que le sucedió a Mark, y a lo que hizo que se encontrara en donde ahora se encuentra.

Jesse Eisenberg es quien precisamente interpreta a Mark en una actuación brillante y memorable. El Mark de Eisenberg es un tipo sumamente inteligente, pero con un vacío emocional y un aislamiento social -con ligera señal de autismo por ahí- que se vuelven mucho más claros y significantes a lo largo de la cinta, lo que desemboca en un personaje con el cual es difícil simpatizar. Y desde el inicio nos proporciona los elementos para cuestionar sus acciones y decisiones, o como dirán los elementos para disgustar de él. A Mark no lo guía el dinero ni lus lujos, sino ese sentimiento de ser el creador de algo, de formar parte de algo muy grande e importante, y quizás con ello lograr algo de aceptación social (de clubs y fraternidades elitistas). Por eso es que finalmente no muestra interés en los juicios salvo por quedarse con los derechos de su red social. El hombre que conectó al mundo no tiene conexiones propias y eso nos hace sentir lástima por él. Hiere a las personas sin pensar. Es un imbécil, en pocas palabras. Y Eisenberg se roba tu atención. Siempre.

Sin embargo, Eisenberg no es el único que se esmera enormemente, porque está también Andrew Garfield en una participación intensa e impecable como Eduardo Saverin, el otrora mejor amigo de Mark y CFO de su sitio. En una cinta repleta de personajes poco simpáticos (el factor likeability como dicen), Eduardo es con el que mejor nos conectamos, el más emotivo y posiblemente el de mayor arco dramático. Garfield le da en el hoyo al papel.

Luego está Justin Timberlake que calló la boca de todos dándonos una actuación igualemente talentosa como el entrepeneur Sean Parker que ve en el proyecto de Mark y Eduardo una propiedad internacional de miles de millones de dólares y no duda en aprovecharla.

El resto del cast principal está compuesto por Rooney Mara, como la ex de Zuckerberg, Armie Hammer como los gemelos Winklevoss, y Max Minghella (sí, hijo de  Anthony) como Divya Narendra, éstos últimos los responsables de una demanda contra Mark por los derechos de Facebook.

En una palabra, el cast es: exquisito. A pesar de no tener gran renombre en la industria, todos ellos conforman un conjunto lleno de talento que es uno de los elementos más sobresalientes de la cinta. Sin embargo, las estrellas, los pilares de The Social Network son dos hombres ingeniosos detrás de cámara, y cuya colaboración resultó una bomba para la crítica: el director David Fincher y el guionista Aaron Sorkin, un dúo maestro que le da ese sabor al filme que hubiera carecido sin ellos.

Fincher and Sorkin: Greatest pairing of the year?

Fincher, cuyo trabajo directorial es el octavo en su muy interesante  filmografía, realiza un enorme trabajo llevando el guión de Sorkin a pantalla. Una dirección soberbia, manejada con maestría de parte de alguien que sabe muy bien lo que hace. El guión es una excelencia, pero Fincher lo lleva más allá, creando una cinta oscura, fría, irónica y tensa. Esto gracias también a dos elementos que se hacen notar y que ayudan a su vez a subir de nivel la película: la cinematografía de Jeff Cronenweth, de nuevo, perfecta y hermosa, y la magnífica banda sonora de Trent Reznor y Atticus Ross que capta precisamente el ambiente creado por Sorkin y Fincher y lo transmite al sonido.

De esta manera, The Social Network es un logro múltiple, es la unión perfecta y suave, la integración sin ningún tipo de tropiezos de todos estos elementos: dirección, guión, actuación, cinematografía, música y nombremos por ahí a la edición, que Fincher emplea para saltar y regresar de las escenas en teimpo presente (los juicios), a los hechos ocurridos de manera sutil. El guión brillante y astuto de Sorkin se basa fuertemente en puro diálogo, que se sienten como bombardeos a tu vista si te apoyas meramente en los subtítulos, que no lo recomiendo, y halla los momentos para hacer escenas de grandiosidad, que son muchas.

De hecho, así como los diálogos, la cinta te bombardea con una y otra gran escena, y voy a hacer especial énfasis en la que de alguna manera sirve como clímax emocional entre los dos protagonistas, cuando Eduardo (Wardo) azota la laptop de Mark al descubrir que sus acciones han bajado con un derrumbe. He’s wired in… O bien el fantástico diálogo (o más bien su contexto y su forma de decirlo) de Mark durante uno de los juicios: It’s raining. It just started raining, poniendo en claro que no le importa en absoluto el estar ahí, y que prefiere estar en su computadora, como una auténtica máquina humana, configurando y programando, sin poner siquiera atención en el festejo del millonésimo miembro de Facebook. Y sin embargo, ahí lo tenemos al final, en una gran escena final también, pulsando refresh y refresh y esperando ver la notificación de acpetación de amistad, efectivamente sintetizando un tema de actualidad.

La verdad nunca dudé de esta cinta. Ok, cuando corrieron noticias de que se haría un filme basado en la fundación de Facebook (ojo, que no basado EN Facebook) había más de una ceja levantada, pero en cuanto Fincher entró al proyecto, se aseguró calidad. Y vaya calidad. Que si va ganar el Oscar a Mejor Película en esta 83 entrega está por verse, pero algo es seguro: viene con todo, y es efectivamente la cinta a vencer, de luchar por el trofeo. Empezó arrasando con la National Board of Review (Película, Director, Actor, Guión) la cual generalmente es el disparo de salida a la carrera por el Oscar. Desde entonces, ha venido apareciendo una y otra vez en listas de Top 10 del año de críticos, y muchos círculos la han nombrado la mejor. Boston, Detroit, Houston, Indiana, Las Vegas, Los Angeles, New York, San Francisco, y Washington; prácticamente todos, más aparte nominaciones a los Globos de Oro (6) y a los SAG (2), que le ayudan a mantener ese status de frontrunner. Así que de que le vaya bien, no la tiene difícil. Luego veremos eso, pero al menos tiene un Oscar segurito: Guión Adaptado, de Sorkin, y quizás Fincher sea seguro también independientemente de si la cinta se lleva el premio mayor.

The Social Network es el claro ejemplo de lo que es  el cine moderno de ahora. Es una cinta atrapante, una maravilla en la que cada ámbito, cada sector hace su mejor trabajo, y por ende, en conjunto el resultado es tremendo. Dos jóvenes estrellas subiendo (Eisenberg y Garfield), un director en su prime time y un guionista consolidándose como de lo mejor. Un triunfo espeluznante.


Review: Harry Potter and the Deathly Hallows: Part I (2010)

4 out of 5

Summary: Con una cinematografía de aplaudirse, esta nostálgica primera parte del final logra cumplir expectativas (ni altas ni bajas) dando una oportunidad al trio de protagonistas de mostrar talento. Oportunidad bien aprovechada, nada menos.

Harry Potter, I have seen your film, and it is fine……..

NOTA: Esta es una reseña de LA PELÍCULA, y no de la transición libro-película. Libre de spoilers indeseados, por cierto.

Parece increíble que la saga más exitosa de la década esté llegando a su fin, pero es cierto. Hace diez años Harry Potter and the Sorcerer’s Stone se encontraba rodando cámaras, y aún todavía este año, muchos de los actores de aquélla seguían filmando bajo la piel de sus respectivos personajes.

En este ambiente de nostalgia nos llega Harry Potter and the Deathly Hallows: Part I que se transmite básicamente en una road movie del trío de protagonistas que ya conocemos muy bien, buscando encontrar los dichosos Horrocruxes y destruirlos con la finalidad de encabronar y debilitar a Aquél-Que-No-Posee–Cabello-Ni-Nariz que ya anda jalando los hilos aquí y allá.

La cinta comienza apresuradamente. Nos hacen saber el trágico y triste estado del mundo, nos sentamos a la mesa con Lord Voldemort y compañía, vemos por un segundo en pantalla a los Dursley, nos reintroducen a los miembros (que siguen con vida) de la Orden del Fénix y saltamos a la priemra escena de acción todo esto en los primeros 20 minutos fácil. Y también en sólo este tiempo el guionista Steve Kloves logra decepcionarnos ignorando por completo un punto emocional de gran poder dramático: la reconciliación entre Harry y su única familia de sangre: Petunia y Dudley. La verdad no sé por qué no lo aprovecharon, ni siquiera para darles un buen final a estos pequeños personajes. Pero luego pienso que a lo mejor y los despiden al final de la siguiente entrega, en el verdadero final. El caso es que pareció un desperdicio; si no pensaban darles ni UNA línea, mejor no los hubieran puesto y ya.

Desde un inicio, la primera parte de este súperfinal amenazó con ser muy lento, quizás tedioso, con poca acción y mucha exposición al centrarse principalmente en tres personajes, mientras que la segunda parte sigue amenazando con tener demasiada acción (y ese 3D postproducido). Y es cierto, esta vez Daniel, Rupert y Emma se encuentran prácticamente solos sin actores de personajes que les sirvan de soporte. De esta manera, estas tres jóvenes estrellas cargan con una cinta por primera vez y la sacan adelante mostrando una buena capacidad dramática por explotar. El resto del cast se reduce meramente a cameos: Ralph Fiennes, Alan Rickman, Helena Bonham Carter, Robbie Coltrane, Brendan Gleeson, Imelda Staunton, Jason Isaacs, todos ellos cameos de personajes que, en esta entrega, no tienen verdaderamente nada que aportar, pero están ahí, y eso ayuda a retener el olor a franquicia que este tipo de filmes deben llevar.

Hablando del cast me parece oportuno mencionar a un par de errores de casting. El primero es Bill Nighy, quien interpreta al nuevo Ministro de Magia, Rufus Scrimgeour, quien, por un lado tiene de plano un personaje flojo metido a la fuerza, y por otro parece no querer esforzarse mucho en él, lo que resulta en una colaboración vacía y completamente olvidable una vez que se llega a la mitad de la cinta. El otro inquilino es el señor Rhys Ifans que interpreta a un ‘supuestamente’ excéntrico Xenophilius Lovegood que resulta poco, si acaso, extravagante. Rhys simplemente parece no estar en control de su personaje que igualmente se siente metido a la fuerza.

Y bueno, ni hablar de John Hurt que es prácticamente insultado al aparecer, tal como los Dursley, por un escaso segundo, y me parece que sin diálogo.

Uno de los problemas con las cintas de Harry Potter es que por momentos pierden fluidez; el tono y ritmo, tan importantes para la edición y narrativa. Kloves, quien debería tener una visión mucho más concisa de lo que es este mundo, entrega un guión en general sólido, pero muy imperfecto, que resulta una mentada de madre para los no lectores de los libros (lo siento  mucho, pero es verdad), quienes se verán angustiados por no entender bien el concepto de un Horrocrux, o de dónde provienen personajes como Mundungus Fletcher y la reaparecida Fleur Delacour. Lo que hay que entender es que Kloves se enfoca, como su suplente le mostró en Harry Potter and the Order of the Phoenix, no en lo superficial, la búsqueda de los Horrocruxes per se, sino en la relación y el desarrollo de ésta entre los personajes principales, Harry, Ron, y Hermione, así como el aspecto de maduración por el que atraviesan, que es lo que al final definirá todo como quien dice. Es por esto que las tres mejores escenas del filme tienen que ver con ello. Iré de menor a mayor.

Primero, y esta es a su vez una decepción, aquella en que Harry visita la tumba de sus padres en Godric’s Hollow, una escena bien hecha, correctamente emotiva y satisfactoria hasta el momento en que me la cortan para pasar al preámbulo de la siguiente escena de acción. Así que se siente medio incompleta, pero por lo que es, está muy bien. La segunda sería el suceso que se toma aquí como clímax dramático (a falta de uno real), la muerte de un personaje que, a pesar de no tener tantas apariciones a lo largo de la saga fílmica, sí pega bastante durito. La tercera, y la mejor en mi opinón, la discusión acalorada entre Harry y Ron durante uno de sus tantos días acampando, la cual me pareció perfectamente lograda por ambos actores, así que, bravo.

Y no se dejen llevar por el choteadísimo ‘esta entrega es mucho más oscura que la anteior’, porque la cinta encuentra momentos para amainar y cortar ligeramente la deprimente tristeza del ambiente. Uno brillante es la infiltración al Ministerio en donde David O’Hara (como Albert Runcorn), y Steffan Rhodri (como Reg Cattermole) sí se roban el momento cómicamente. Una escena digna de tenerse.

Ahora bien, David Yates, el director de quien ya estamos acostumbrados nos da indudablemente SU mejor entrega de la saga hasta el momento, aunque difícilmente LA mejor (esa sigue siendo Harry Potter and the Goblet of Fire, naysayers). Aunque puede agobiarnos de vez en cuando ese sentimiento de ‘oscuridad’ mantiene siempre como prioridad el ofrecer una cinta bonita por dentro y hermosa for fuera con seguridad y certeza también de entrar en nuevos terrenos con temas más maduros.

Y con hermosa por fuera me refiero a la preciosa cinematografía de Eduardo Serra, que merece reconocimiento. Se agradece una vez más que Cuarón le haya dado a la saga el giro artístico sobre el cual a veces se apoya cuando no puede ofrecer más (Harry Potter and the Order of the Phoenix). Estamos entonces ante la mejor película del mago-en-proceso-de-maduración visualmente hablando; los efectos -no puede negarse- son más avanzados a cualquiera de los anteriores, obviamente por el avance del tiempo también. Se agradece igualmente que Warner Bros. haya decidido retractarse del estreno en 3D de esta parte que seguramente hubiera echado a perder la cinematografía. (y la cinta en general).

La banda sonora es otro trabajo de calidad al que ya estamos acostumbrados a esperar de esta franquicia. A pesar de la decepción que resultó la noticia de que el legendario John Williams no podría regresar a terminar lo que ayudó a poner en marcha, no es nada malo ver que otro talento -Alexandre Desplat- haya aceptado entrar en su lugar con un resultado sumamente agradable.

Agradable…. Se me pasó hablar de una cosita por cierto. Nada más una mención honorífica a aquellos que tuvieron -y ejecutaron- la gran idea de utilizar una animación estilizada, pero sutil para la lectura del Cuento de los Tres Hermanos un enorme plus. Muy innovador e imaginativo.

La constancia (en el nivel de calidad) de las películas de Harry Potter es de admirarse. Con tanto cambio de director, y con ello de visión, y con ese riesgo de desarrollar cintas antes de que la saga escrita estuviera terminada, es sorprendente cómo es que Warner haya cuidado tan bien esta millionaria propiedad. Harry Potter and the Deathly Hallows: Part I si bien se siente carente de conclusión nos deja con esa seguridad de que, llegando julio 15, correremos al cine para ver el resto y, por un lado, poder juzgar de manera más amplia esta cinta de dos partes; y por otro, dar finalmente lo que tenía que llegar tarde o temprano: el adiós a Harry Potter y a ese sentimiento de que ‘ya viene la siguiente’.

Buenas.


Desempolvando el Blog…


Iron Knight’s 2010 Oscar Predictions – JULY

Ha pasado más de un mes de que publiqué mis primeras y tempranas predicciones al Oscar 2010 (a los que muchos referirán como 2011), y vuelvo ahora a presentar una lista actualizada con lo poquitísimo que ha cambiado de aspecto y forma la carrera por la estatuilla. A diferencia de JUNIO, ahora ofrezco algo de comentario respecto a mis elecciones (eso lo actualizaré más tarde, pero lo prometo). ¿Cuáles son sus predicciones, si algunas?

BEST PICTURE
Black Swan
• The King’s Speech
• The Way Back
• The Tempest
• Inception
• The Tree of Life
• The Kids Are All Right
• Hereafter
• The Fighter
• Toy Story 3

BEST DIRECTOR
• Peter Weir, The Way Back
• Christopher Nolan, Inception
• David 0. Russell, The Fighter
• Terrence Malick, The Tree of Life
• Darren Aronofsky, Black Swan

BEST ACTOR
• James McAvoy, The Conspirator
• Javier Bardem, Biutiful
• Sam Rockwell, Conviction
• Jim Broadbent, Another Year
• Robert Duvall, Get Low

BEST ACTRESS
• Lesley Manville, Another Year
• Nicole Kidman, Rabbit Hole
• Natalie Portman, Black Swan
• Annette Bening, The Kids Are All Right
• Robin Wright, The Conspirator

BEST SUPPORTING ACTOR
• Christian Bale, The Fighter
• Vincent Cassel, Black Swan
• Mark Ruffalo, The Kids Are All Right
• Ed Harris, The Way Back
• Geoffrey Rush, The King’s Speech

BEST SUPPORTING ACTRESS
• Melissa Leo, The Fighter
• Helena Bonham Carter, The King’s Speech
• Jessica Chastain, The Tree of Life
• Julianne Moore, The Kids Are All Right
• Saoirse Ronan, The Way Back

BEST ORIGINAL SCREENPLAY
• Lisa Cholodenko, Stuart Blumber, The Kids Are All Right
• Christopher Nolan, Inception
• Mike Leigh, Another Year
• Darren Aronofsky, Mark Heyman, Black Swan
• Michael Arndt, Andrew Stanton, Toy Story 3

BEST ADAPTED SCREENPLAY
• Joel Coen, Ethan Coen, True Grit
• Aaron Sorkin, The Social Network
• Charles Randolph, Edward Zwick, Marshall Herkovitz, Love and Other Drugs
• Peter Weir, The Way Back
• Simon Beaufoy, 127 Hours

BEST ORIGINAL SCORE
• Hans Zimmer, Inception
• Alexandre Desplat, The Tree of Life
• Elliot Goldenthal, The Tempest
• Randy Newman, Toy Story 3
• Rachel Portman, Never Let Me Go

BEST ORIGINAL SONG
Tangled
Tangled
Burlesque

BEST ANIMATED FEATURE
Toy Story 3
Despicable Me
The Illusionist
How To Train Your Dragon
Legend of the Guardians: The Owls of Ga’Hoole

BEST ART DIRECTION
The Conspirator
The Tempest
The King’s Speech
The Way Back
The Tree of Life

BEST CINEMATOGRAPHY
• Russell Boyd, The Way Back
• Emmanuel Lubezki, The Tree of Life
• Matthew Libatique, Black Swan
• Wally Pfister, Inception
• Stuart Dryburgh, The Tempest

BEST COSTUME DESIGN
Alice in Wonderland
The Tempest
The Tree of Life
The Way Back
The King’s Speech

BEST MAKEUP
Black Swan
The Tempest
Burlesque

BEST FILM EDITING
The Way Back
True Grit
Inception
Black Swan
The Fighter

BEST SOUND EDITING
Iron Man 2
Toy Story 3
Tron Legacy
Inception
Robin Hood

Best Sound Mixing
Iron Man 2
Tron Legacy
Scott Pilgrim vs the World
Inception
Harry Potter and the Deathly Hallows

BEST VISUAL EFFECTS
Iron Man 2
Inception
Tron Legacy

OVERALL NUMBER OF NOMINATIONS

The Way Back – 9 nominations
Inception – 9 nominations
Black Swan – 8 nominations
The Tree of Life – 7 nominations
The Tempest – 6 nominations
Love and Other Drugs – 6 nominations
The King’s Speech – 5 nominations
The Fighter – 5 nominations
Toy Story 3 – 5 nominations
The Kids Are All Right – 5 nominations
Another Year – 3 nominations
The Conspirator – 3 nominations
Iron Man 2 – 3 nominations
Tron Legacy – 3 nominations
Burlesque – 2 nominations
True Grit – 2 nominations
Tangled – 2 nominations
Alice in Wonderland – 1 nomination
Biutiful – 1 nomination
Get Low – 1 nomination
The Social Network – 1 nomination
The Illusionist – 1 nomination
How To Train Your Dragon – 1 nomination
Legend of the Guardians: The Owls of Ga’Hoole – 1 nomination
Harry Potter and the Deathly Hallows: Part I – 1 nomination
Scott Pilgrim vs the World – 1 nomination
Conviction – 1 nomination
127 Hours – 1 nomination
Never Let Me Go – 1 nomination
Robin Hood – 1 nomination
Despicable Me – 1 nomination


First Look: Black Swan

Éste es un proyecto que sí pinta a ser un peliculón. Y no me refiero a los números de taquilla. USA Today obtuvo en exclusiva el primer vistazo al más reciente (y oscuro) proyecto de ese director que nos ha probado tener una mente y una visión extraordinaria en cuanto a transmitir emociones y sentimientos humanos verdaderos.

Con una filmografía aún pequeña pero sorprendentemente rica, Darren Aronofsky se prepara para el estreno de Black Swan (2010) que abrirá el próximo Festival de Cine de Venecia el 1º de septiembre, en el cual Aronofsky ya ha sido galardonado con el máximo premio, el Golden Lion hace dos años con la excelsa The Wrestler (2008).

La imagen de arriba no es ni más ni menos que la bella Natalie Portman haciendo un uso extenso de maquillaje. En Black Swan, la actriz interpreta a Nina, una brillante bailarina profesional a quien le llega la oportunidad de protagonizar en Swan Lake (El Lago de los Cisnes) en la compañía de ballet de New York, luego de que la anterior estrella (interpretada por Winona Ryder) se fuera de la producción. Pero la opresión surge cuando la sobreprotectora madre de Nina (Barbara Hershey), una ex-bailarina, la presiona para obtener el éxito, al mismo tiempo que su manipulador maestro de baile (Vincent Cassel) le ordena a soltarse y ser mucho más seductora en su papel al tiempo que su atención hacia ella pasa a ser algo más que profesional una vez que Nina obtiene el rol principal. 

Las cosas se complican todavía más cuando Nina conoce a Lily, otra bailarina miembra de la compañía que, a diferencia de Nina, posee las características -sexualidad y soltura- necesarias para el protagónico, y pronto ambas bailarinas forjan una inusual relación.

Para Portman re-aprender ballet no resultó tan difícil dado que, hasta los 13 años, había tomado clases de baile. El personaje siempre fue muy interesante de interpretar, siempre desafiante y sorpresiva. El hecho de que le he dedicado tanto tiempo a la idea me ayudó a madurarla antes de filmar, dice Natalie, quien junto con el director, estuvo en pláticas sobre hacer la cinta desde el 2000. Darren tiene una fascinación similar con el violento y obsesivo (pero bello) mundo del ballet en relación con la quie tiene con el igualmente oscuro mundo de las luchas. Comparada a otras cintas de baile, creo lo sombrío es el contraste en su visión de ello, continúa Natalie. Abajo otra toma de ella en la que podemos apreciar un poquito del arte de vestuario.

Si ustedes checaron mis primeras predicciones para la próxima entrega de los Oscares (y en estos días publicaré una nueva versión, más actualizada), habrán notado que le auguré un buen futuro a Black Swan. Hace dos años, como ya mencioné más arriba, The Wrestler (2008) tuvo su estreno en el Festival de Venecia y prosiguió obteniendo cierta gloria en la temporada de premiaciones. Basado en eso, la premisa, el cast, el crew, el historial del director, sí, una corazonada y ahora este par de imágenes, creo, y espero, no equivocarme con el futuro de Black Swan. ¿Como ven?

PD. Por el momento, Black Swan aún no tiene una fecha de estreno definida. Tendremos que esperar hasta la reacción de la crítica en Venecia para ver como manejarán las cartas, pero podemos pensar en Noviembre o Diciembre.


WHAT IF………?

… supieras que te vas a morir en unas horas y tienes la oportunidad de escoger el último filme que verás en tu vida? ¿Cuál escogerías? ¿De qué género? Y más importante, ¿por qué?

Esto es meramente hipotético, pero resulta que es un buen ejercicio de reflexión, es casi cómo pensar en la película que mejor te define y que hayas visto. ¿O quizás arriesgarse y ver algo que nunca has visto? ¿Aquélla cinta que se te antojaba ver pero nunca te concretaste a verla? Sería tu última oportunidad. ¿A lo mejor te abres a recomendaciones? ¿Tu película favorita o la mejor que has visto (no siempre es lo mismo)?

Claro que suena casi imposible decidirse por una. Tendrías que quebrarte el cerebro y en eso ya se te fue el tiempo. Pero sólo pensémoslo por unos cuantos segundos y elige.

¿Yo? Sepa Cristo. Puedo reducir el número de opciones a una docena, pero aún así está mucho más difícil elegir entre esas. De entrada están The Empire Strikes Back (1980), The Lord of the Rings: The Return of the King (2003), The Godfather: Part II (1974); tomando en cuenta que para compactar más al grupito tengo que elegir sólo una si se trata de una saga o franquicia. Obviamente si se trata de terminar con broche de oro no podemos dejar de lado Gone With The Wind (1939), o Citizen Kane (1941), joyas del cine dorado. ¿Kubrick? Por supuesto. 2001: A Space Odyssey (1968) debe ser otra gran opción. Y si quiero que lo útlimo que vea sea algo de animación, no hay duda: The Lion King (1994). O algo suave, refrescante y ochentero. The Breakfast Club (1985), Back to the Future (1985), Ferris Bueller’s Day Off (1986), The Princess Bride (1987). Y por supuesto, la ciencia ficción: Alien (1979), Blade Runner (1982), Aliens (1986), todas ellas opciones fuertes y viables. Y luego está Nolan, cuya entera filmografía puede entrar al grupito sin problemas, pero debido a problemas de espacio (y tiempo) lo rebajamos a dos: The Prestige (2006), y The Dark Knight (2008).

Esas son sólo algunas de las tantas que podrían tener el cotizado honor. Y tú, ¿ya pensaste? ¿Kurosawa, Miyazaki, Tarantino, Hitchcock, Leone, Lynch, Cronenberg, Scorsese, Ang Lee, Fincher, Buñuel, de Palma, Coppola, Kazan, los Coen, Pixar? ¿Cuál sería el útlimo filme que verías?

Y ahora otra pregunta: ¿Con quién?