Of cinema and other drugs…

Literature

Snyder and his Sucker Guardians

Zack Snyder es un hombre ocupado. Si bien todavía lejos de llenar los zapatos de un director ‘visionario’ como se clamaba con la campaña mercadotécnica de Watchmen (2009), el cineasta tiene la capacidad de imprimirle un saborsito peculiar con su sello a sus cintas, de ahí que en un par de años será muy fácil adivinar si una película es de él o no.

Apenas con una filmografía que consta de de tres cintas estrenadas, Snyder está trabajando duro terminando dos cintas que estrenará con medio año de separación, así que ya se harán una idea de lo pesado de eso. La primera de ellas, una cinta animada (y en 3D) que marca el primer intento del director en esta área: Legend of the Guardians: The Owls of Ga’Hoole (2010), que como pueden adivinar con el título, toma a esas hermosas aves como protagonistas, y está basada en una serie de libros de fantasía épica para jóvenes, Guardians of Ga’Hoole, escrita por Kathryn Lasky y publicada por Scholastic. La serie consta de 15 (!) tomos o libros, publicados entre 2003 y 2008. Estos son los títulos:

  1. The Capture (2003)
  2. The Journey (2003)
  3. The Rescue (2004)
  4. The Siege (2004)
  5. The Shattering (2004)
  6. The Burning (2005)
  7. The Hatchling (2005)
  8. The Outcast (2005)
  9. The First Collier (2006)
  10. The Coming of Hoole (2006)
  11. To Be A King (2006)
  12. The Golden Tree (2007)
  13. The River of Wind (2007)
  14. Exile (2007)
  15. The War of the Ember (2008)

Como suele suceder, jamás había escuchado de estos libros hasta que el proyecto fílmico se concretó hace como año y medio. El filme toma como base los primeros tres libros y sigue a Soren, un joven búho fascinado por las historias épicas de su padre acerca de los Guardianes de Ga’Hoole, una mítica banda de guerreros alados que habían peleado una gran batalla para salvar a toda su raza de los malvados “Los Limpios”. Mientras que Soren sueña con algún día unirse a estos héroes, su hermano mayor, Kludd, se burla de ello,  y sueña a su vez con cazar, volar y robarse el favor de su padre a su hermano menor. Pero los celos de Kludd tienen terribles consecuencias causando que ambos hermanos caigan de su árbol a los pies de “Los Limpios”. Ahora depende de Soren escapar de este lugar con la ayuda de algunos valientes y jóvenes búhos. Juntos, ellos vuelan por sobre el mar y entre la bruma para hallar el Gran Árbol, hogar de los legendarios Guardianes de Ga’Hoole: la única esperanza para Soren de derrotar a “Los Limpios” y de salvar al reino de los búhos.

En la cinta, el británico Jim Sturgess es quien presta su voz para Soren, y lo acompañan otros talentos (y otros no tanto) como Geoffrey Rush, Richard Roxburgh, Abbie Cornish, Hugo Weaving, Helen Mirren, Sam Neill, Miriam Margolyes, Rachael Taylor, Emilie De Ravin, y David Wenham entre otros más. El estudio encargado de supervisar y producir los efectos visuales es el mismo de Happy Feet (2006), y el parecido se puede notar. De verdad espero que la película sea un trabajo de calidad. Por el momento, las trailers no me han alzado el ánimo, pero pues bueno. Abajo un par más de character posters.

El segundo proyecto que está manteniendo ocupado a neustro director en cuestión es ni más ni menos que Sucker Punch (2011) a la que le traigo ganas desde hace, igual, hace año y medio y que representa por primera vez un trabajo 100% original de Zack Snyder, oséase, no previamente creado o basado en algo ya existente. Y por lo poco que se ha visto de ella (habrá una pequeña presentación en Comic-Con en estos días), parece que la fórmula es algo así:

    Alice in Wonderland
+              Sky Captain and the World of Tomorrow
+               Watchmen                 
    Sucker Punch

El mismo Snyder la ha descrito como una “Alice in Wonderland con pistolas y metralletas, incluyendo dragones y burdeles”, y dice que el guión lo escribieron él y Steve Shibuya en un lapso de 5 años y que originalmente la planeaba filmar antes que Watchmen (2009). La breve sinopsis que Snyder comparte nos dice que la cinta se sitúa en los 1950s y que cuenta la historia de Baby Doll, quien se intneta ocultar del dolor que le causa su padrastro y la lobotomía. Ella termina en un hospital mental y ahí empieza a imaginar una realidad alterna. Pero cuando planea escapar de este mundo imaginario descubre que necesita robar 5 objetos antes de que sea atrapada por un hombre malvado. De vuelta al instituto mental, tiene 5 días antes de ser lobotomizada, y mientras pasa el tiempo las delgadas líneas entre realidad e imaginación comienzan a volverse confusas y borrosas. A ella se unen amigas que son compañeras en el instituto, y las lecciones que ellas aprenden en el mundo imaginario podrían ayudarlas a escapar de su fatal destino en el mundo real.

¿Qué Sucker Punch será de una fuerte clasificación (R en EUA, y C aquí en México? No me cabe duda de ello. No sé qué planea hacer Snyder con sus personajes, pero dado que todas son mujeres y la temática y el estilo visual son oscuras es seguro pensar que eso sucederá. Y hablando de mujeres, la cinta es estelarizada por Emily Browning, Vanessa Hudgens (lo sé, el ÚNICO aspecto que NO me gusta (y no me cuadra) del proyecto), Abbie Cornish, Jamie Chung, Jena Malone, y Carla Gugino, así como algunos hombres como Jon Hamm, Scott Glenn, Oscar Isaac y Michael Jai White. Y a diferencia de la tendencia de nuestros días, no será en 3D, aunque uno nunca sabe…

Así que, ¿cuál te anima más? La cinta animada familiar de búhos o la hardcore femenina? Legend of the Guardians: The Owls of Ga’Hoole llega a los cines en 3D el 24 de septiembre de 2010, mientras que Sucker Punch balaceará al mundo en 2D y IMAX el 25 de marzo de 2011.

Anuncios

Review: The Lovely Bones (2009)

2.5 out of 5

Summary: Con constantes cambios de tématica que retractan al espectador de la cinta en general, The Lovely Bones son los meros huesos de un filme que carece de músculos y piel.

Iron Knight reviews The Dully Balls.

Hmmm……ahhhhh [Inserta suspiro aquí]. Uno a veces entra pensando en el nombre de algún buenazo involucrado en algún filme y espera algo muy, muy bueno. Y en efecto, termina siendo una increíble película de 2 hrs. Fue más o menos lo que me pasó con The Lovely Bones (2009), sólo que no acabó tan feliz el cuento. Desde que supe del proyecto en 2007 me anoté para verla, y la anduve esperando con ansias durante todo el año paado. Cuál fue mi desilusión que la espera no valió la pena. O el filme no valió la espera. Después de King Kong (2005), Peter Jackson se lanzó a adaptar otra obra literaria, no del tamaño del Señor de los Anillos, pero que bien se veía un poco difícil. Claro, después de salir airoso de aquella enorme trilógía, nada te parece complicado. Así pues, Jackson comenzó a filmar su nuevo trabajo a finales del 2007, con Saoirse Ronan, Mark Wahlberg, Rachel Weisz, Susan Sarandon y Stanley Tucci en los papeles principales.

The Lovely Bones es una novela de Alice Sebold, publicada en el 2002, que narra la historia de una joven adolescente que es asesinada y, desde su cielo, observa cómo la familia sufre por la tragedia y seguir con sus vidas, mientras ella acepta el hecho de estar muerta. La novela recibió gran crítica, y fue un éxito de ventas. Desgraciadamente, a su contraparte fílmica no le fue tan bien.

La adaptación sigue el mismo rumbo del libro; mismos personajes, misma trama, con ligeras alteraciones, como suelen hacerse. A simple vista, el guión de Jackson y compañía parece bien pulido, pero no lo es. Lo cierto es que plantea un inicio verdaderamente fenomenal, que prácticamente sostiene una calificación perfecta hasta que Susie, la joven asesinada, llega a una especie de limbo, en donde la cinta también se queda vagando. Son, no sé, 30 minutos, 30 muy buenos minutos, en donde Jackson retrata a la perfección a la familia Salmon, que hace muy efectivo y exquisitamente emotivo el momento en el que pierden a Susie. Por lo menos hasta aquí, la película ofrece sentido y lleva una dinámica y una narrativa bastante bien establecida. Nos conectamos con los personajes sin prisa, pero sin lentitud, y nada parece forzado. El “pero” viene después.

Luego de este pedazo, que, digamos, es el inicio/ planteamiento del problema-drama, la cinta se le cae a Jackson. El cielo de Susie representado en pantalla es, sí, interesante, pero sólo al inicio. Los constantes cambios que sufre el filme entre el bizarro y surrealista cielo, y el complejo drama que vive la familia, te evita meterte de lleno a uno y a otro. Jackson se queda por momentos embebido en las nubes de ése mundo de fantasía artístico y olvida que a un lado tiene un verdadero dramón con un potencial tremendo. E incluso cuando le toma atención a ello, prefiere enfocarse más en el asesino, que en el sentimiento de pérdida de la familia.

Resulta muy extraño, pero todo parece caerse por causa de ésto. Hasta las actuaciones se ven desmejoradas. Muchas son las escenas usadas a manera de climax, y supuestamente culminan en un desenlace muy poco trabajado, inútil e insípido. Y finalmente, deja al espectador sin ninguna especie de sentimiento, sin ningún tipo de recorrido, justo como la protagonista. Más bien, te deja preguntándote: ¿Qué es ésto? ¿Un drama sentimental? ¿Un thriller? ¿Una aventura fantasiosa? ¿Algo de fantasmas? ¿Una investigación policíaca? La cinta quiere abarcar ser todas éstas y resulta siendo ninguna. Se lanza a cumplir muchas cosas, pero sin nigún verdadero propósito concreto. Y esto me lleva a pensar que el filme, a fin de cuentas, está de alguna manera sobredirigido. Jackson intenta contar una historia y se confunde muchas veces sobre qué es lo que intenta lograr con ella. Las temáticas más palpables son la muerte, la pérdida, la venganza, el perdón, y la superación, y era precisamente éso lo que se debía haber contado sin tantos rodeos, y sin tanta tapicería de imágenes. Un viaje emocional de un hecho que te pega con fuerza, seguido del dolor y la aceptación de tal, y luego, la continuación de las vidas de tales seres queridos.

Hay algunas escenas decentes por ahí, con una en particular en la que se construye un suspenso con eficacia. Como ya dije, las actuaciones ya no lucen después de esos primeros 30 minutos. Saoirse Ronan se queda sin mucho material para continuar conectando con el público. Y a Mark Wahlberg, Rachel Weisz y Susan Sarandon les cortan constantemente los fuertes momentos. Es tan drástico el cambio de la calidad y coherencia en el sentido de apegarte a lo que vas a exponer, que hasta me pregunto si alguno de los tres o si los tres de plano fueron mal elegidos para sus papeles. El personaje de Sarandon, la abuela con problemas de adicción, te saca tanto de onda porque intenta hacerla de cómica en algunas escenas, lo que resulta totalmente absurdo. Stanley Tucci es quien se queda con más oportunidades de sobresalir, y lo hace, pero muy poco. Su actuación no es rescatable porque no es su mejor trabajo. Por lo menos no en comparación con su participación en The Devil Wears Prada (2006), en donde su trabajo me pareció menospreciado. Aquí, Tucci interpreta al asesino de Susie, con tintes psicóticos. Por mucho que me caiga bien entonces, su nominación al Oscar por este mero papel que no contiene esencia y que carece de fuerza, viene pareciendo muy, muy cuestionable.

Entendamos que es una de las mentes más importantes de Hollywood en el presente, pero también hay que reconocer que el error en este filme es de Peter Jackson, y sólo de él. Por supuesto no siempre va a hacer obras maestras, pero al menos algo bueno ayudó a hacer el año pasado con District 9 (2009). Un intento arriesgado, que pudo haber salido mucho peor, pero que aún así es tediosa. No la puedo recomendar, de verdad. Quisiera, pero no. Ni siquiera por ése inicio, que después de un rato se echa a perder. Una cosa sí me dejó pensando la cinta: más Saoirse y más Tucci, por favor.


Review: Percy Jackson & the Olympians: The Lightning Thief (2010)

3 out of 5

Summary: Otra aventura literaria de fantasía, con fallas y aciertos comunes, que, sin embargo, cuenta con buenos momentos que la hacen disfrutable, y nada más.

Iron Knight reviews Percy Jackson y blah blah blah………

Cuando supe por primera vez de esta saga literaria fantástica, por allá del verano pasado, me quedé muy escéptico sobre lo que resultaría ser, fuera de su naturaleza por excelencia; reemplazar a Harry Potter. Por si fuera poco, Chris Columbus la dirigía, y eso me hizo tener dos opiniones muy encontradas: o sería exactamente lo mismo que el joven mago, o sería algo un tanto diferente. Después de todo, Columbus fue el director del que considero el mejor filme de Harry Potter hasta la fecha. Pero bueno, cuando por fin se estrenó y entré en la sala de cine, todavía no sabía si la odiaría o me gustaría. Una parte de mí me decía que la odiaría, y la otra me decía que la disfrutaría. Y no, no he leído los libros. ¿Qué sucedió después? Un perrillo estúpido sale montado en un carro. Justo cuando me temo lo peor, el perro habla y no puedo reprimirme un zape. Pensé que era un anuncio comercial, pero luego caí en la cuenta de que un tal Marmaduke iba a llegar a las pantallas en junio. En efecto, después de pocos segundos, confirmo el nombre de la cinta cuando el disque trailer acaba y si su objetivo era hacer reír y esperar la cintilla, creo que no lo logró por la reacción de mis compañeros de sala. Me alegro. Aún no termino de quitarme el disgusto y asco de haber presenciado tal abominación, cuando sale un trailer ya conocido: How To Train Your Dragon (2010), de Dreamworks. Mientras pasa, miro hacia el techo y me pregunto cuándo por fin volveré a ver una cinta de tales estudios en cine…… Una vez más, el trailer no me soltó ni una sola sonrisa. Ya que empiece lo que vine a ver, por favor. Un chamaco moreno sale, y casi enseguida me doy cuenta que estoy viendo el trailer de The Karate Kid (2010). Creo que ya se me quitaron las ganas de ver……esperen, ¿qué iba a ver? ¿Valentine’s Day? No, era algo de un perro parlante. No, era… ¡oh! El logo de 20th Century Fox renovado y casi idéntico al anterior! Y andan celebrando sus 75 años por lo visto. Ya me acordé, voy a ver PJ&TO:TLT. Para los que tengan dislexia como nuestro protagonista, eso es Percy Jackson y el Increíblemente Larguísimo Título Que Sólo Nos Da A Entender Que Existe Alguien Que Es: El Ladrón del Rayo. Ya ahí está. Me deberían pagar por cada vez que escribo eso.

Tan, tán. La opening scene. Generalmente uno puede pre-juzgar -muy acertadamente- un filme por su escena inicial. Aquí un hombre gigantesco sale del agua, y enseguida sabemos que es Poseidón (Kevin McKidd), que acaba de hundir el fiasco que resultó ser un filme en donde él salía de barco. Poseidón sube al Empire State Building en donde Zeus (interpetado por un totalmente fuera de lugar Sean Bean), lo espera para decirle que hay alguien le ha robado su juguete, un rayo, y que tal ladrón es Percy Jackson, hijo de Poseidón. Claro, como Zeus es el amo del Olimpo, nadie puede juzgar sus creencias, por lo que debemos asumir que el tal Percy Jackson es el ladrón del rayo, cuando en verdad sabemos que no lo es, de otra manera el mero título de la cinta sería tan largo como inútil. Antes de proseguir, hago un paréntesis aquí para alcarar que nunca me tragué al ya nombrado Sean Bean como el ya nombrado Zeus, como ya antes dije. De esta escena, ¿que concluí? “Uy, esto va a estar chido”.  Title card: Percy Jackson &……. The Lightning Thief…..okay, I guess you filmmakers didn’t want ot waste more budget on adding ‘The Olympians’ on that. You know, you could have done that in every promo.

BAM. Vida real, Percy Jackson. Bueno, en realidad ya estábamos en la vida real. Era raro, pero creía que Logan Lerman no podría manejar un protagónico que apelara al público, pero le bastaron un par de escenas para establecer la actitud de su personaje. Me agradó bastante la escena en la que nos introducen a su madre (Catherine Keener, otro error de casting), y su padrastro, interpretado por Joe Pantoliano, que, en su mínimo tiempo en pantalla, logra manejar mejor a su personaje que otros más principales. No se equivoquen, es el increíble e impredecible carisma de Lerman lo que hace a la cinta agradable e igualmente disfrutable. Y de aquí, casi enseguida Columbus nos mete de lleno a la aventura. Por lo menos durante los primeros 30 min. o algo así, la película se siente muy apresurada, y eso es algo, que, personalmente, me impidió conectar bien bien con ella. Todo el cuento de “eres el hijo de Poseidón” te lo tragas como si te dijeran “te ganaste un paquete de galletas” y, aunque Lerman actuó bien esa parte, no hizo lo mismo al enterarse que perdió a su madre. Su reacción fue como ah, ok, se murió, qué lástima…..

Continuando con la historia, conocemos a Grover (Brandon T. Jackson), un amigo de Percy, quien resulta ser un sátiro y su protector, y al Profr. Brunner aka Chiron (Pierce Brosnan), un centauro que srive de un mento nada necesitado. Brosnan es un hit-or-miss en lo que hace, y aquí da lo mismo. Prácticamente nada más sirve para guiar a Percy al Campo de Mestizos, en donde todos los semidioses entrenan sabrá Dios para qué. Chiron le asegura a Percy que debe entrenar ahí antes de partir a visitar a Zeus y proclamar su inocencia en el delito. Una vez más, Lerman ayuda a hacer disfrutables unas escenas que medio me recordaron a Narnia, pero sin león, sin bruja, y sin ropero. Y sin príncipe. Pero todo el plan cambia cuando Hades se hace presente, en una escena y forma bastante cool, e invita negociar a Percy; el rayo por su madre. Stick to the plan, Percy, pero éste parte por su cuenta acompañado de Grover y de la hija de Atenea, una tal Annabelle, perdón, Annabeth, creo. Y aquí tenemos a nuestro trío de héroes, que se van en un road trip en busca de unas perlas para entrar a, bueno más bien, para salir después de entrar al infierno de Hades.

Aquí es cuando me temo que la cinta caiga en los convencionalismos del género, pero por suerte, eso no sucede. Uno no lo piensa hasta después, pero cada perla es como una pequeña aventura-pelea. La primera le toca a Medusa, interpretada por Uma Thurman, que luce muy poco, pero eso porque es la escena-perla más débil dentro del argumento, y sin embargo, viene a ser importante después. La segunda perla viene en paquete con la Hidra, en creo poder decirlo, la mejor parte de la película. Realmente disfruté mucho esta pequeña batalla, y aunque fue un poco tonta su introducción, terminó de manera inteligente. Los efectos visuales me sorprendieron, y fue en este momento cuando me dije: Ésto tiene cierto potencial, y me fui preparando para algo más elaborado y grande en el clímax. La tercera perla-aventura sucede en Las Vegas, y en general, es una parte que casi raya en lo brillante, incluso haciendo buen uso de la música, cortesía de Lady Caca. Bien Chris, tienes otro éxito casi asegurado. Ahora sí, habiendo juntado las 3 perlas, Percy y compañía se encaminan a Hollywood. Es curioso, porque es ahí en donde sitúan la entrada al infierno, en la mera meca del cine. Sin mucho problema llegan a la mansión Hades, y oh, mi sorpresa al ver que Hades es un tipo que podría pasar como alguien que hace trucos de magia. Tt-tt, meneo la cabeza. No se si es error de casting de nuevo, o de plano mala caracterización del personaje, pero tampoco me trago el cuento de que ése sea Hades, Entiendo que sea el mundo moderno, pero por favor. Bueno el caso, es que Percy resulta haber tenido todo el tiempo el rayo, sin ser el ladrón, así que su viaje resulta tener algo de sentido y logra recuperar a su madre, quien no se ve muy halagada por el gesto de que su hijo casi muere por ella. Afortunadamente, Perséfone (esposa de Hades) salva el momento, y permite a Annabeth, Percy  y mamá Percy salir del inframundo y dirigirse al Olimpo ahora que han encontrado el rayo sin querer. Desgraciadamente, nos tenemos que aguantar tantito más, porque resulta que sí hay un clímax, o eso es lo que nos hacen pensar, en donde se revela al verdadero ladrón del rayo. Para no dar spoilers, el pequeño twist no resulta muy predecible, pero tampoco muy ingenioso. De aquí en adelante todo es meh meh. El pequeño duelo que sigue está poco inspirado y carece de moméntum, y el desenlace es un tanto pobre. Percy entrega el rayo a Zeus, quien no parece ser tan poderoso gracias a Sean Bean, y luego Percy regresa a la Tierra. Es raro, pero son justamente los dioses parte de los puntos débiles del filme, y en gran parte es al mal atinado casting. Sin embargo, me pareció un acierto el verlos representados como gigantes en comparación con los humanos. 

Los dioses del Olimpo. Sip, sólo son tres.

Para corroborar algunos aspectos, aquí un listado:

1. Lo Bueno.

  • Logan Lerman
  • Joe Pantoliano
  • Escena de la segunda perla, y batalla contra la Hidra
  • Escena de la tercer perla
  • En general, los efectos visuales
  • El potencial que resulta tener el mezclar mitología griega con la era moderna.
  • El cero romance entre Percy y Annabeth (aunque sí hay atracción)
  • El tono del filme que evita caer en lo serio (y éste es un graaaan acierto) 
  • Humor acertado

2. Lo Malo.

  • Los dioses, con mención de honor a Hades.
  • Medusa en su estado vivo.
  • La escena de introducción al Campo de Mestizos
  • La escena del Minotauro (muy, muy mala)
  • El apresurado inicio
  • El poco inspirado clímax-final
  • Luke (en el clímax, antes no)
  • La Furia
  • La razón del robo del rayo (y a fin de cuentas, ¿cómo se lo robó?)

3. Lo meh meh.

  • Personajes Secundarios: Annabeth, Chiron, Grover, mamá, Perséfone (aunque tienen sus momentos).
  • El live-action Stratego, en el Campo de Mestizos (con algunos momentos buenos)

Como pueden darse cuenta, en general, el filme se balancea más hacia lo bueno. Posee algunas fallas en el guión, sobre todo en la forma de plot-holes, pero no son demasiado estúpidos. Cuando entré a la sala, mi único propósito era pasarla bien, y efectivamente, eso es lo que te ofrece Percy Jackson: diversión y entretenimento sano. Créanme la disfrutarán más si evitan la seriedad, porque hasta la misma cinta se burla de sí misma por momentos. ¿Que si se quedará en lugar de Harry Potter? Eso se ha dicho mucho de otras cintas del género, en especial de Eragon (2006) y The Golden Compass (2007), y ambas han fracasado en el intento de crear una nueva franquicia. De Percy Jackson su futuro aún es muy incierto, pero no me molestaría ver secuelas, siempre y cuando mantengan el mismo tono y feeling de ésta. Percy Jackson está en el limbo de “no es lo mejor que hay, pero no está nada mal”, más o menos como sucede con Narnia, que anda trastabillando. Aún les falta todavía algo, ese sentimiento de conexión con el público del que Harry Potter goza con creces. Es como si vieras Harry Potter en pantalla IMAX en primera fila, y en contraste, vieras Percy Jackson o Narnia en sala convencional, en última fila. Sí hay diferencia, ¿no?

"Ésta va para mi perfil de Facebook" ¿Qué tal me veo?"


Review: Sherlock Holmes (2009)

4 out of 5

 

 

Summary: Con una buena dosis de acción y suficientes neuronas, Sherlock Holmes es un efectiva y entretenida reinvención del personaje.

Iron Knight reviews Sherlock Holmes

Para empezar bien el año, y (personalmente) romper el récord de filmes vistos en cine del año pasado, me lanzé a ver el nuevo filme de Guy Ritchie reinventando al detective en la mañanita del 1 de enero. La función, para mi sorpresa, se llenó considerablemente, y el público conectó con el filme smoothly. La experiencia pudo haber ascendido a las nubes y a niveles orgásmicos de haber tenido la oportunidad de ver, tal como lo gozaron mis compadres gringos, el trailer de Iron Man 2 antes de la cinta. Demonios.  Pero aún así me emocioné mucho por ver el de mi esperada Clash of the Titans, que la vengo siguiendo desde hace medio año, y el de The Wolfman, cuyas expectativas me han bajado gracias a sus continuos cambios de estreno. Y hubo otro pero ni me acuerdo cúal fue. Seguramente era mediocre. Ya podemos decir que este año se estrenan todas ésas, pero por lo pronto iniciemos con una nueva versión de Sherlock Holmes, creado por Sir Arthur Conan Doyle.

Sherlock Holmes (2009) se enfoca fundamentalmente en dos cosas: Robert Downey Jr., y acción. Guy Ritchie es, a fin de cuentas, un hombre de acción CON cerebro, a diferencia del Sr. Bay, y utiliza sus recursos característicos para darle nueva vida al personaje, sin privarlo de sus dotes mentales para resolver los casos, lo que lo hace en un principio más accesible a la demanda actual de la gente. Aquí es donde entra Tony St……..errr…. Robert Downey Jr., quien se encarga de cargar con un protagónico sin inclinarlo demasiado a la acción o al humor. Downey Jr., cuya carrera dio un muy necesitado empujonazo con Iron Man (2008), muestra una vez más gran talento en pantalla, haciendo al personaje casi suyo. Su nominación al Globo de Oro es acertada, pero una victoria no lo sería. Claro que algunos querrán premiarlo al no tener ahora un Heath Ledger en el camino. ¿Por qué digo que no es perfecto en el papel? Porque sentí que a veces se sobreesforzaba por lograr simpatía con el público. Quizás en las inevitables secuelas, se establezca bien de lleno como Holmes. Pero su actuación sigue siendo lo mejor del filme, eso que ni qué.

EL buddie de Homes, el Dr. Watson es interpretado, como saben, por Jude Law. Al igual que con Downey y McAdams, su inclusión dentro de la cinta en un inicio no me animó tanto. Esos pensamientos se esfumaron tan pronto como aparecieron en pantalla interactuando con entre ellos. La química entre Law y Downey resultó, para mi sorpresa, otro gran factor para el éxito del filme. Law no se deja opacar por Downey, y muy lejos, de poner a Watson como causante de humor, lo hace ver tan interesante y útil como el mismo detective. Su relación con Mary durante el filme, que tiende al matrimonio, es un puntito débil en la historia en general, pero contrasta correctamente con el carácter y forma de vida de Holmes.

Rachel McAdams otorga belleza y elegancia, pero no por nada su papel es justamente lo más débil del filme. Y no es cuestión de ella, es cuestión del guión. Su personaje y sus escenas no logran encajar del todo, e Irene Adler se ve más como un medio -bien usado hasta eso- para introducir al Profr. Moriarty, némesis de Holmes al público. A pesar de su enorme diferencia de edad con Downey Jr., que fue lo que en un momento me hizo dudar, la relación entre ambos personajes es sutilmente manejada, aunque no muy bien establecida. Para los seguidores del detective en sus novelas e historietas quizás esto no represente problema, pero para otros sí.

Lord Blackwood es el villano de la historia y, justo como McAdams, es el personaje, y no Mark Strong, quien posee las fallas que lo hacen sentir debilucho frente al hilo de la historia. Cierto, su personaje es importante en ella, pero su fin es poco relevante. Mark Strong, como siempre es una palomita y su trabajo es en términos generales, bueno. Pudo haber sido mejor. Blackwood inicia siendo alguien temible y macabro y conforme avanza la cinta, disminuye su sustancia, terminando en alguien totalmente olvidable. Quizás eso se deba en parte a su demasiado temprana introducción, que valga la redundancia, carece de introducción, lo que nos deja asumir ciertas cosas del personaje que nunca se vuelven claras. Un villano como él, que resulta un farsán, pierde su esencia.

Sin embargo, hay puntos buenos para la cinematografía y el vestuario, muy acertados ambos, así como para la música del maestrazo Hans Zimmer, una delicia como siempre, que hace muy ameno al filme. Y el guión en sí contiene elementos ingeniosos. Voice-off, flashbacks efectivos, y un buen ojo para tomar en cuenta ciertos detallitos que ayudan a proveer de coherencia a tal. Y por supuesto, y a diferencia de Avatar, poco predecible.

Guy Ritchie libra una cinta que pudo haber fracasado en las manos equivocadas y la dota de un estilo diferente conservando la esencia del personaje. Está todo ahí; su desorden, su forma de ser, su inteligencia, sus formas de combate, y esto da pie a un buen inicio de lo que bien podría ser una franquicia larga y exitosa para Warner, que busca desesperadamente reemplazar a Harry Potter. Con Moriarty ya en la historia, las secuelas deberían explorar la rivalidad entre éste y Holmes, y darle un poco más de misterio al ambiente. Después de todo, es un detective, no un policía. Excelente opción para empezar el año.


Avatar, The Dream Project (Part III)

Una nueva lengua.

Aparte de los ensayos, la filmación, la tecnología, y otros procesos por los que ha pasado este filme, quizás uno de los más difíciles para los actores ha sido el aprender una nueva lengua ficticia: el que hablan los Na’vi, la raza habitante de Pandora.

James Cameron necesitaba crear y conseguir una lengua que sonara diferente a todas las existente, reales y ficticias, pero que funcionara como aquellas y tuviera vida propa, y para eso solicitó la ayuda de un profesor de la USC (University of Southern California), el lingüista, Paul R. Frommer.

El profesor cuenta haber recibido un e-mail, en donde buscaban a alguien que pudiera crear un lenguaje alien para un nuevo filme de James Cameron. En ese entonces el proyecto tenía todavía por nombre Project 880. En cuanto lo leyó, Frommer envió una respuesta aceptando el trabajo.

Sin embargo, Frommer no tuvo que empezar desde cero, puesto que Cameron ya había inventado unas 40 palabras del lenguaje Na’vi en su documento escrito, que semejaba a un guión. El profesor explicó:

“It gave me a sense of the sound that he was looking for and then I expanded it. Given these sounds and the possible combinations, what further structure could I bring to the sound to make it interesting. That was the starting point. Probably the most exotic thing I added were ejectives, which are these sorts of popping sounds that are found in different languages from around the world. It’s found in Native American languages and in parts of Africa and in Central Asia, the Caucasus.

Frommer diseñó tres “paletas de sonidos”, cada una con características peculiares formadas por palabras y frases a lo idiota que carecían de sentido alguno, pero poseían un cierto aire de ser una lengua. Luego, se las mostró a Cameron, quien los repasó minuciosamente y decidió que la tercera era la que mejor encajaba con el mundo que había previsto. Después de eso, empezó un proceso más complejo y difícil; la creación de un sistema de sonido, construcción de palabras y reglas de sintaxis y gramáticas propias para el nuevo lenguaje, que lo diferenciaran y lo hicieran específico. Por ejemplo, el Na’vi, no tiene el tipo de sonidos de buh, duh, guh, chu, y shu, y restringiendo esos sonidos, el lingüista comenzó a darle forma y sentido a la lengua.

Zoe Saldaña, quien interpreta a la guerrera Na’vi, Neytiri en el filme, expresa su opinión al Los Angeles Times: “Oh, it was so hard and I was really concerned about it. I didn’t think I could get through it. I’m not good with languages. All the actors, we worked together. It was the only way.”

El profesor trabajó con los actors en el set, y se sorprendió de lo bien que lograron manejar el vocabulario, lo que le dio esperanzas de que otras personas pudieran aprenderlo, e inclusive hablarlo. Asimismo, se entusiasmó por el detallismo que Cameron otorgó al proyecto, el cual cuenta ya con una Pandorapedia en la red que incluye material para aprender más sobre el planeta, y que posiblemente crecerá con el tiempo.

¡Viva el Na'vi!

Pero el trabajo de Frommer, que lleva alrededor de unos 4 años no culminará con el estreno de Avatar (2009) este viernes, sino que planea continuar expandiéndolo hasta lo máximo, en parte porque cree que habrá secuelas y precuelas, que significarán un aumento de tal lenguaje. “I’m still working and I hope that the language will have a life of its own”, dice el profesor. Y es que ese es realmente el deseo de Frommer: que el lenguaje tome vuelo y que los fans del filme utilicen el Internet y asistan a convenciones para propagar el sonido de Pandora, muy al estilo Klingon de Star Trek, cuyos fans lo han convertido en algo de culto para ellos. Frommer afirma que el Na’vi no es imposible de aprender y de hablar, y que es mucho más dulce y suave para los oídos que el Klingon. “Cameron wanted something melodious and musical, something that would sound strange and alien but smooth and appealing.”

Después de probar el producto final en diferentes oídos, Frommer indica que algunos concuerdan en que tiene un cierto estilo africano, mientras que otros dicen que sonaba un poco a alemán, o japonés, y eso alegró al lingüista, quien expresó que si todos dijeran una misma referencia, sería malo.  

Así que, lectores, ¿ustedes que piensan? ¿Logrará Avatar (2009) reunir tal cantidad de fans y seguidores como para aprender el estilizado lenguaje Na’vi? Sólo el tiempo lo dirá, pero al menos yo , estaría interesado.

Very special thanks to Los Angeles Times for their coverage on this film.

PS. Si te las perdiste, puedes checar la PARTE I de esta serie de posts, así como la PARTE II.


Review: A Christmas Carol (2009)

2.5 out of 5

En corto: Otra Una adaptación entretenida y decente del clásico cuento de Dickens que tan sólo dota a la historia de efectos modernos y tridimensionales.

Iron Knight reviews A Christmas Carol

Desde Cast Away (2000) he perdido interés en Robert Zemeckis, el director de nuestro filme en cuestión. Tenía en claro que manejaba bien los efectos visuales en sus filmes, pero cuando paso de live-action a la animación por computadora, empezó a perder el lugarcito que le tenía reservado. Con el perdón del señor, The Polar Express (2004) fue una porquería en comparación con (algunos) sus anteriores filmes, y con repecto a animación, y cuento navideño. Sin embargo, Zemeckis creyó haber hecho un excelente trabajo en el CGI, por lo que siguió por el trayecto con Beowulf (2007), cintilla que, si bien tuvo mejor aceptación, no representó un honorable trabajo del cineasta. Sin embargo, cuando escuché hablar de una nueva versión de A Christmas Carol, bajo su dirección, me quedé medio intrigado. Fue una de esas cosas difíciles de explicar, pero me empecé a imaginar que sí pegaría y que me gustaría, por tanto, comencé a anticiparla.

La obra original de Charles Dickens

Por otro lado, me quedé dubitativo. Han sido ya bastantes las adaptaciones de este cuento, que, por cierto, siempre me ha gustado :), que pregunté, como muchas otras páginas de cine, ¿qué diferencia habrá entre ésta nueva versión y las otras? Lo que nos lleva a, ¿qué nos brindará? O, ¿qué brindará a la historia en sí? Y la respuesta común fue, el formato 3D. En efecto, cuando uno sale del cine (ya estamos en el presente de nuevo), se da cuenta de que el efecto que hace a las cosas salirse de la pantalla fue lo único novedoso. Sí, la historia está basada en un cuento ya escrito, por tanto no se puede cambiar casi nada (y más aún siendo una así de famosa), pero se pudo haber brindado algo nuevo y fresco.

Como no pienso repetir una premisa que ya se saben, iré al grano. Y como se trata de un filme animado, pues empezaremos obviamente por ahí: la animación. ¿Qué tal está? Bueno, no es Pixar. Pero para lo que se proponía está bien. Vemos aspectos mejorados que en The Polar Express (2004) no estaban del todo pulidos. Scrooge, el protagonista, es el más cuidadito de todos, pero lo curioso aquí es el tipo de animación ya clásico de Zemeckis, y que algunos aún critican, el performance capture, que permite prácticamente “animar” a los actores, de tal forma que sus personajes resulten casi idénticos a ellos. Es un poco efectivo, pero el ver a estos actores “animados” resulta extraño.

Mi mayor queja es precisamente lo mucho que se enfocaron en la animación y en el 3D, y la poca atención en contraste que le pusieron a los personajes en sí y al entretenimiento de la película. Los fantasmas de la Navidad, personajes secundarios importantes, resultan tan interesantes como un perro orinando. El primero con una voz tremenda que da hueva; el segundo, que se quiere hacer el gracioso y poco lo logra; y el tercero (cuya aparición es el peor acto), tan coherente como temeroso. De ahí en fuera… mmm… está bien, lo normal… Y un gran contra: algunas escenas, sobre todo con el Fantasma de la Navidad por venir, no encajan muy bien con el resto, y más bien se sienten forzadas para recalcar el uso de la tercera dimensión en el filme.

Por último, el trabajo de voz de los actores, que resulta poco sobresaliente de manera general, con excepción de Jim Carrey, que dota a Scrooge de cierto carisma, pero nunca conecta del todo. Me hubiera gustado ver  a Robin Wright Penn y Cary Elwes mejor aprovechados.  

¿En qué funciona pues, la película? Sabe mantener al público entretenido y con el sello familiar Disney, que incluye esos (gastados) momentos mágicos, no resulta tan mala opción para llevar a la familia, pero yo le pensaría con los niños pequeños menores de 3 años o por ahí así. La pregunta es, ¿por qué Disney, siendo un clásico navideño, no lanzó el filme precisamente en esas épocas? Le resta puntos al asunto, aún cuando ya veamos en todas las tiendas la avalancha comercial de la temporada.

Nota del Autor: Sobre los Reviews.

Las críticas de filmes publicadas en este blog reflejan la opinión personal de su autor (Iron Knight), y son tanto subjetivas como objetivas. Son totalmente cuestionables, y bajo ningún motivo serán tomadas como la última palabra, pero por supuesto, todo argumento será justificado y explicado.