Of cinema and other drugs…

Review: Toy Story 3 (2010)

5 out of 5

Summary: Indiscutiblemente grandiosa de pies a cabeza, Toy Story 3 es una obra maestra. Una cinta con animación impecable que te hará reír, llorar, soñar, y recordar, y finalmente, ¿no es éso lo que busca el verdadero cine?

Iron Knight reviews Pixar’s latest masterpiece

Sabes que has visto algo grande cuando una película te hace sentir. Cuando un filme te otorga emociones, y más aún, las logras sacar. Toy Story 3, la onceava cinta de los dioses de Pixar, se mete en esos zapatos y el resultado es algo divino, algo jugoso; una verdadera belleza.

15 años después de que el genio creativo John Lasseter nos los presentó por primera vez, y once años después de la última vez que los vimos, los juguetes de Andy siguen siendo relatables, cómicos y genialmente parlanchines. Pero verán, en su mundo, también han pasado unos cuantos años. Su amo y señor ya es casi un adulto y tiene que seguir adelante en su vida, en la universidad. Lógicamente, Woody y compañía no podrán acompañarlo ni seguir a su lado, pese a su terquedad (inocente terquedad) de ir con él, y en una confusión, terminan siendo donados a la Guardería Sunnyside, aparentemente una especie de Disneylandia para juguetes, en la cual Woody no se siente a gusto, pero el resto de sus amigos sí.

A su llegada a Sunnyside, son recibidos por el patriarca Lots’O Huggin’ Bear, un oso morado de peluche, a quien todos conocen por Lotso, y quien les ofrece una pequeña guía por el amplio lugar, junto con el hombre del momento, Ken.

Los genios de Pixar (porque no son menos que eso), han logrado en esta cinta lo que hacía más de una década nunca pudieron haber hecho: crear y  ampliar un verdadero mundo de juguetes. Necesitarás al menos dos idas al cine para captar una mayor parte de los minuciosos detalle impresos en este lugar. Las ideas ingeniosas para darle vida a un sinnúmero de juguetes, el rápido econocimiento de su material y la apreciación de su textura son divinamente fantásticos. No hay ninguna manera en que Lotso hubiera sido creíble en la primera cinta. Aquí puedes sentir su felpa, puedes reírte con el cuerpo plástico de Ken, quien es el más grande robacámaras de Pixar. Simplemente me encantó este muñequito. Ciertamente no opaca a nuestro grupo de protagonistas, pero cada una de sus escenas es brillante. Luego, está Barbie por supuesto, quien junto con Jessie le añade un toque femenino que sin duda sirve para aumentar aún más la atracción del público.

Eventualmente, Woody, Buzz, Jessie, Tiro al Blanco, el Sr. y Sra. Cara de Papa, Rex, Hamm, Barbie, y Slinky buscan y planean una manera de salir de Sunnyside y llegar a tiempo con Andy antes de que éste se vaya a la universidad, aunque eso signifique quedar botados en el ático. De nueva cuenta, otra magistral muestra de los grandes guionistas que han respaldado a cada una de las aventuras de Pixar.

Durante el transcurso del filme, la calidad del entretenimiento familiar nunca baja. La escena con la que se abre te pone de inmediato en el humor adecuado y así como lo fuera en las dos cintas anteriores es una buena adición. Una mini-aventura llena de extravagancia visual y diversión, situada en el viejo Oeste y de proporciones épicas.

Visualmente, y como es obvio, estamos ante la Toy Story que mejor se ve. Todas las texturas, como ya dije, se sienten reales, y el movimiento plástico de los juguetes es excelentemente retratado. La iluminación es perfecta, y en cada cuadro puedes apreciar el enorme esfuerzo de los animadores de Pixar. Ni siquiera necesitas el 3D de ahora. Yo la vi en sala convencional (2D), y puedo decir que la experiencia no disminuye. No necesitas otra dimensión ni ver saltar las cosas frente a tu cara para realmente conectar con una película cuando la historia por la que ésta se rige ya incluye una fortaleza emocional incomparable a otras producciones. El señor Roger Ebert lo dice correctamente: Pixar es el primer estudio que es a la vez una estrella de cine. 15 añois después de que sorprendieron al mundo con un honesto y humilde debut, lo siguen haciendo, y cada vez mejor. Ningún otro estudio ha recibido tanto aclamo crítico en todo el mundo. Por mucho que hagan competencia, ni DreamWorks no Fox han logrado siquiera pisarle los talones a estos dioses de la animación, con la honorable excepción claro, porque hay que reconocerlo, de la sorprendentemente encantadora How To Train Your Dragon (2010) la cinta animada que más se le acerca a la marca Pixar.

Hay una hisotria fascinante y conmovedora que acompaña y le da razón a esta, de igual forma, divertida tercera y última aventura en pantalla de los juguetes de Andy. El desarrollo de personajes existe y se enfoca más que nada en reforzar y mostrar los lazos de amistad que une al grupo protagonista juguetes y que los mantiene juntos por toda la cinta. Y luego, por supuesto, están las dos caras de su status de juguetes: por un lado, Andy, que debe dejar ya su infancia en meros recuerdos, y está en lo correcto, pero por otro lado, Woody, Buzz y el resto, que lo único que quieren es tener a una persona especial para ellos que juegue con ellos con cariño, y también ellos tienen la razón. Esta es una historia con la que cualquier persona puede identificarse, y quizás sea muchísima más emotiva y significativa para jóvenes y adultos que para niños.

Seré sincero, no pude evitar dejar escapar unas lágrimas y sentir un nudo en la garganta y una bola de sentimientos en tres ocasiones; al inicio (cuando escuchamos conocida y brillante ‘Yo Soy Tu Amigo Fiel’), y al final, en el clímax y el desenlace. Simplemente lo pongo de esta manera: si no sientes absoolutamente nada durante el final, quizás debas preocuparte de que estés hecho de roca.😛 Pero no creas que es puro sentimentalismo, hay muchísimas risas y momentos cómicos que se entrelazan a los emocionales sutilmente. No te quedarás tieso sin sonreír cuando veas a Ken, o al Sr. Cara de Papa siendo un Sr. Cara de…… bueno, ya verán. Pero en serio, la diferencia entre los chistes y el humor pixariano y el empleado por DreamWorks, es que el primero le imprime sentido a esas risas, mientras que los segundos sólo las reutilizan para opacar una historia floja y poco trabajada.

Honor a quien honor merece. Lee Unkrich toma las riendas de esta tercera parte y nunca las pierde ni las suelta. Él toma, sin nerviosidad, control total para entregar la que es, posiblemente, la mejor tricuela de todos los tiempos, y a su vez, darle fin a una de las mejores trilogías en el cine, y cerrar con broche de oro, y lógica, la primera trilogía del estudio. El siguiente paso para Pixar es proporcionar una ampliación a otras creaciones suyas, como lo harán el próximo año con Cars 2, que se estrena el 24 de junio de 2011, y frente a la cual se presentará un cortometraje (como es su costumbre) relacionado con el mundo de Toy Story. Después de eso, al siguiente año, Pixar lanzará por primera vez dos cintas en un año, con Brave (anteriormente titulada ‘The Bear and the Bow’) en junio de 2012, y más tarde, Monsters, Inc. 2 en noviembre del mismo año.

Toy Story 3 pinta ser la película más exitosa (comercialmente) de los estudios y lo tiene bien merecido. Podría verla fácil otra dos veces sin problema alguno. ¿Saben? Tal vez la pueda ir a ver en este mismo instante, así que ¡ahí se ven, mis lectores (as)!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s