Of cinema and other drugs…

Review: How To Train Your Dragon (2010)

4.5 out of 5

Summary: Inteligente, divertida y conmovedora, How To Train Your Dragon representa el mayor logro animado de DreamWorks, dándole digna competencia a Pixar.

 

Iron Knight reviews DreamWorks latest feaure film.

Debo aclarar lo mucho que aborrezco a DreamWorks, como casa productora de animación, últimamente. Sus cintas de animación tradicional fueron disfrutables, más nunca un encanto como Disney (por allá de los 90s), y cuando pasaron al CGI se desmejoraron mucho. Salvo Shrek (2001), Shrek 2 (2004), y Kung Fu Panda (2008), creo que es acertado argumentar que DreamWorks ha marcado strike tras strike, conectando un hit en las tres ocasiones mencionadas. Una de las razones principales de esta marcada diferencia entre Pixar y DreamWorks es que las cintas de ésta re-usan siempre los mismos chistes y gags. DreamWorks hace secuelas porque la primera fue exitosa, comercialmente hablando; Pixar las hace para dar más de lo que hizo tan genial a la original, y aún así, hacerla diferente. Por supuesto, con Pixar sólo existe un caso: Toy Story, que en dos meses se convertirá en trilogía. Eso, antes de que el próximo año nos lleguen con Cars 2. Tomando esto en cuenta, sabrán que mis ganas de ver Cómo Entrenar a Tu Dragón en esta primavera eran nulas. Vamos, ni los trailers ayudaban. Pensé que como muchas otras, sería más de lo mismo. Historia floja, humor cansado, animación y diseño aburrido. Pensé mal. Hay veces en que ni la crítica me ayuda a animarme a ver un filme, pero después de ver el -se puede decir- aclamo crítico que recibía la cinta en su estreno a finales del mes pasado, se me alzaron las cejas. ¿Podría DreamWorks en verdad haber hecho un buen trabajo esta vez? La respuesta la iba a averiguar por mí mismo, y en cuestión de días mi nivel de interés subió de 0% a -no miento, en serio- 150%.  En otras palabras, estaba súper hypeado. Y que me lanzo a verla.

Cuando terminó la cinta y salí de la sala de cine no lo podía creer. Les juro, sentí como si me hubieran echado un balde de agua fresca. Pocas son las veces en que una película me entretiene así y me deja pensando en ella varios días después de haberla visto. De cintas recientes que me han dejado el mismo efecto, podría mencionar a Up in the Air (2009), Star Trek (2009), y Iron Man (2008). Y casualmente las tres me encantan, así que How To Train Your Dragon puede entrar fácilmente en el club. Ojo, no quiere decir que sean mis películas favoritas. Más bien, es el hecho de que se pueden volver a ver una y otra vez sin ningún problema.

How To Train Your Dragon te pone al tanto de lo que ocurre en este mundo alterno imaginado por DreamWorks enseguida durante los primeros 5 min. o algo así. Tenemos que Hiccup (Hipo en español) es un muchachito que vive en la isla de Berk, llena de pobladores vikingos. Desgraciadamente, estos aldeanos sufren constantemente del ataque de dragones de diferentes tipos que buscan llevarse a las ovejas. Esto ha originado un odio hacia estas bestias por parte de los vikingos, gobernados por papá Hipo. No sé si esto sea un spoiler realmente, pero al diablo. El caso es que Hiccup, como todo joven tiene una ambición y es el sueño de ser un gran vikingo cazadragones un día. Y no sólo eso, sino ser el primero en matar a una Furia de Titanes, digo, Furia Nocturna: la especie más peligrosa que, sin embargo, nunca se ha visto. Cuando la cinta inicia, los dragones ya están atacando una vez más, y Hiccup hace lo posible por ayudar, a pesar del claro hecho de que a veces no le salen bien las cosas. Hiccup visualiza una figura borrosa en el cielo -la Furia Nocturna- y sale a intentar lograr lo imposible. Increíblemente, le logra lanzar una red con un cañón, y la bestia cae en algún lugar de la isla, pero en el acto, provoca más desorden en la aldea vikinga. Papá Hipo, furioso, no le cree que haya derribado a tal dragón, ni tampoco el resto del pueblo. Hipo entonces, sale en la búsqueda de su víctima. El resto quizás lo pueden deducir por ustedes mismos, y aunque la historia parece seguir un camino ya conocido, se da la libertad de ofrecer ligeras sorpresas.

Hiccup encuentra al dragón atrapado por la red, pero por alguna razón, no lo puede matar, y en vez, lo libera. Back in la aldea, papá Hiccup ordena a su hijo a iniciar el entrenamiento vikingo para aprender a cazar dragones mientras él mismo va a, bueno, cazar dragones. ¿Saben? Fuera de eso, no parece haber otra manera de ganarse la vida en Berk. Hiccup acepta a regañadientes sabiendo que nunca tendrá el valor para matar a un dragón cuando tenga la oportunidad, y que decepcionará a su padre. Pero en otra de sus escapadas, Hiccup se topa otra vez con la Furia Nocturna que había liberado en una especie de cañón geográfico. El animal está prácticamente atarpado ahí -ya verán por qué- y Hiccup se muestra curioso por aprender sobre ellos. Eventualmente los dos forjan una amistad y Hiccup lo llama Toothless (Chimuelo en español) en ironía. La cinta triunfa gracias a este par de protagonistas. Y para que uno o varios personajes hagan la diferencia se necesita que tengan alma. En especial las animaciones. Si no poseen un aire de credibilidad humana simplemente no funcionan. La relación que se desarrolla entre Hiccup y Chimuelo es fantástica. Obviamente sabemos de antemano que van a quererse y cuidarse mutuamente, pero la cinta se toma su tiempo para llegar allá sin ningún apuro. Particularmente las escenas entre ellos dos en el cañón son una delicia, y DreamWorks logra lo que Pixar ya ha hecho con maestría: invocar sentimientos mediante escenas sin diálogo. El hecho de que Chimuelo no hable es una de las decisiones mejor tomadas de los creadores. Y sin embargo, entendemos todo: los gestos, las miradas, el miedo, el jugueteo. Podría argumentar que Chimuelo es quizás el mejor personaje creado por DreamWorks. Pero de nada serviría si Hiccup no hubiera estado tal y como es. Aunque es el clásico héroe que empieza siendo nada y termina siendo todo, Hiccup es un gran protagonista con todo y sus defectos. Y para el final de la cinta, en donde hay un enorme pero conmovedor spoiler, vemos que Hiccup carga con la cinta sin problemas.

El doblaje de la cinta es bastante bueno. No se siente forzado, y no te retracta de lo que ocurre. Aunque siempre he dicho que un doblaje sirve mejor en una animación que en una live-action. ¿Por qué? Porque las animaciones son, precisamente animaciones. Dibujos caricaturescos. Las voces originales, que incluyen a Gerard Butler, Jay Baruchel, America Ferrera, y Christopher Mintz-Plasse, no se extrañan porque no estamos viendo a actores, a pesar de que algunos personajes puedan poseer una ligera semejanza física con sus portavoces. En live-action es diferente, pues estamos viendo a los actores reales, tan así que criticar una cinta de este tipo habiéndola visto doblada no puede ser un análisis completo, pues una actuación cambia totalmente su esencia. La actuación es mitad voz y mitad gestos. No sé entonces quiénes prestaron su voz para realizar este doblaje (algunas me sonaron conocidas), pero creo que hicieron un buen trabajo.

Pixar es el rey de la animación, pero no hay que descalificar el trabajo de DreamWorks. Sus animaciones, si bien en ocasiones menos amenas, están magníficamente trabajadas. En este rubro, Cómo Entrenar a Tu Dragón es también su mejor trabajo. La semejanza de diseño entre Chimuelo y aquél personaje odioso y tonto de Disney, Stitch es palpable, pero no dura mucho, porque luego te olvidas de eso. Chimuelo es mejor personaje que Stitch. Punto. Esto lo traigo a colación porque los directores de ambas cintas son los mismos: Chris Sanders, y Dean DeBlois. Y yo odio Lilo & Stitch (2002). Algunas escenas, sobre todo las de paisajes panorámicos mientras Hiccup vuela sobre Chimuelo son para romperle la madre a Avatar (2009), y sus propias escenas de vuelo. Se nota el trabajo fenomenal por parte de los artistas por lograr un filme visualmente abrumador, y hay que apluadirles el arriesgarse a animar humo, fuego y agua en la misma escena con éxito. Y ese clímax. Wow. No se los quiero spoilear, así que sólo diré que me dejó boquiabierto. Ya se figurarán, siendo que esto trata de dragones, pero esa escena final es algo que ni Pixar puede presumir de su decálogo de cintas. La flama de Chimuelo es otro diseño que realmente me gustó; muy cool.

En cuanto al 3D -parece que cada película ahora viene acompañado de este tema- no hay quejas. Al igual que con los doblajes la idea de una cinta animada en 3D siempre me ha parecido que vale más la pena que una live-action en 3D. Así que aquí lo recomiendo muchísimo sobre todo por el climax del que ya hable. O por todo más bien. No sé, es de esos filmes que sí valen la pena en tal formato. No te cansa, y realmente te ayuda a sumergirte en Berk, e incluso a sentirte más conectado y cercano a los sentimientos que ofrece la cinta. Y de aquí no volveré a ver nada en 3D hasta Toy Story 3 (2010), y luego hasta Tron Legacy (2010). Ustedes deberían tomar mi ejemplo.🙂

En conclusión, How To Train Your Dragon es una película impecable. Como ya es costumbre, DreamWorks recicla algunos de sus chistes ya vistos con anterioridad en otras de sus producciones, pero por fortuna son bastante pocos. Sus mensajes son mucho más sutiles que Avatar (2009), y sin tanto embrollo, sus efectos rivalizan a cualquier otra producción, su música, cortesía de John Powell es emotiva y grata al oído (aún no me puedo sacar un tema de la cabeza), su historia es cautivadora y conmovedora -voy a ser lo suficientemente hombre para admitir que en algunos momentos mis ojos tornaron borrosos😉 -, y todo eso forma parte de una increíble, entretenida y divertida experiencia cinematográfica como te aseguro no has vivido en lo que va del año. DreamWorks se sale de sus propios convencionalismos, con temas morales relevantes sobre todo para adultos (relación padre-hijo, tolerancia, amistad, responsabilidad, toma de decisiones, sacrificio, solidaridad). Algunos dirán que en el fondo, es muy oscuro para niños, pero el buscar ofrecer algo más siempre se agradece. Véla y cómprala cuando salga al mercado, porque esta es una verdadera joya. Quién sabe, quizás nos haga mejores personas, por lo menos un poco.

3 comentarios

  1. If only more than 90 people would hear this!

    mayo 27, 2010 en 2:44 am

  2. You have done it again! Incredible article.

    mayo 30, 2010 en 3:31 pm

  3. paolaaa

    esta pelicula es la mas asombrosa ke eh vistoo
    esta hermosa y mas chimuelooo ke es un amor de dragon y aunke es para los vikingos el mas peligroso es super lindo y no ase daño
    amo a esta pelicula

    enero 7, 2011 en 12:14 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s