Of cinema and other drugs…

Review: Alice in Wonderland (2010)

2.5 out of 5

Summary: Una aventura exótica que otorga al espectador de un escapismo de entretenimiento, pero finalmente olvidable al intentar darle coherencia narrativa al sin sentido que le da corazón a la fuente original.

Iron Knight reviews Tim Burton’s Alice in Underland. Or is it Wonderland?

La noticia hace un par de años de que el director casi de culto, Tim Burton, elegiría como su siguiente proyecto hacer una nueva versión/adaptación de los famosos cuentos de Lewis Carroll cayó de maravilla a todos los amantes del cine, y en especial del director y la obra. Era la unión perfecta. El entusiasmo era casi palpable. Alicia en el País de las Maravillas parecía haber estado esperando todo ese tiempo en ganarse la atención de Burton. Se convirtió al instante en una de las cintas más esperadas. Ver al País de las Maravillas a través de los ojos del cineasta era como un sueño hecho realidad. Era una de esas cosas que uno sabía que tendría que suceder eventualmente, pero sin saber cuándo. Luego, para hacerlo todavía mejor, Burton se rodeó de un cast de primera: sus favoritos, Johnny Depp y Helena Bonham Carter, Anne Hathaway, Crispin Glover, y aparte enlistó otro puñado de talentos para voces: Stephen Fry, Michael Sheen, Alan Rickman, y Christopher Lee, entre otros; todos ellos apoyando a la protagonista, la desconocida Mia Wasikowska. Añadánle a eso unos efectos visuales de calidad, y estábamos ante un exitazo.

Desafortunadamente, el resultado no es para nada perfecto. Ni siquiera es de lo mejor de Burton, y dudo mucho que se convierta en una referencia inmediata a su nombre en el futuro. Pero no lo tomen tan mal; el filme, en general, es bueno. Expliquemos pues. Esta cinta para empezar no es una adaptación directa de los cuentos de Carroll, pero dizque tampoco es secuela. O al menos eso nos dice Burton. Prácticamente, el director se agarra a los personajes y la base del argumento (una chica -Alicia-, viaja a un mundo fantástico, aunque irreal), para crear otra trama muy diferente (con algunos guiños), y en ella, jugar con tales personajes a su modo. En un principio, eso no me pareció tan mal, pero viendo cómo terminó siendo la cosa, no estoy muy contento de ello. Burton se sienta sobre Carroll y utiliza sus creaciones para hacer un blockbuster como cualquiera, con elementos buenos y elementos malos.

Hablemos un poco de la historia que se inventó el excéntrico señor. Alice es una joven de 19 años cuya vida está a punto de cambiar por dos cosas 1) Le van a pedir matrimonio, y 2) Va a viajar a la dichosa Maravillalandia. Pero obviamente ella no sabe de ninguna. Los primeros 20 minutos más o menos es una introducción bien elaborada que relata lo primero, y que permite establecer la forma de pensar y de ser de la chamaca. Dos cosas sobresalen en estas escenas: el vestuario, y Mia Wasikowska. Mia interpreta a una todavía inocente Alice que constantemente se sale de los parámetros de la sociedad de su época peturbada por su curiosidad y su imaginación. Por alguna extraña razón que no sabría explicar, Mia me recordó muchísimo a Gwyneth Paltrow. Ajá claro, dirán ustedes. También nos muestran desde el inicio que Alice lleva soñando por unos 6935 días con lo mismo: el famoso país maravilloso. Según ella siempre es el mismo sueño. Me imagino si con eso se referirá también a que siempre suceden las mismas cosas dentro de él. Pobre chava. Qué aburrido, ¿no? Su condición claro, no el filme.

¡¡¡¡¡GORDITOOOOOSSS!!!!!

Bueno, luego sucede lo impensable: Alice cae por una madriguera bien profunda, y a los editores y encargados de los efectos visuales (léase: 3D) se les ocurrió que ése era un momento perfecto para echarte a la cara montón de cosas. Éste es el ejemplo perfecto de 3D mal utilizado. Es un default que utilizan estos tipos para dizque hacer que el efecto funcione. Un gimmick. Alice cae en una habitación y de ella sale (¿o entra?) a Maravillalandia, en donde ya la están esperando. Bueno, en realidad es Infratierra. Resulta que Alice ya había ido una vez cuando era pequeña, y pensó que el lugar se llamaba Wonderland en vez de Underland. ¿Qué tontería, no?

Así pues, en Underland las cosas han cambiado mucho; la Reina Roja, Iracebeth (que aquí es posee algunos elementos de la Reina de Corazones -otro personaje totalmente distinto en los cuentos), es la nueva gobernante del mundo de fantasía, y ha relegado del puesto a su hermana, Mirana, la Reina Blanca. Helena Bonham Carter, la señora de Burton, es la susodicha Reina Roja, cuya cabeza es tres veces más grande del tamaño normal, lo que sirve para hacer algunos gags en el transcurso de la cinta. Ya saben, le avisan que Alice ha regresado a Wonderl…..chin…..Underland, y la manda buscar. OFF WITH HER HEAD!!! Pero, ¿por qué? Resulta que hay una especie de profecía barata en donde se augura que Alice matará al Jabberwocky en el día Jabberwocky. O algo así. El Jabberwocky (Christopher Lee) no es tan chistoso como su nombre. Es un animal feo a manera de dragón que pertenece a la Reina Roja, y el cual es la razón por la que nadie se atreve a levantarse en contra de ella. En Underland se ha formado un grupillo de rebeldes liderados por la Reina Blanca, en el que participan el Mad Hatter (Johnny Depp, el protagonista de la cinta), el Conejo Blanco (Michael Sheen), la Liebre Demente, el Papá Sabueso, el Ratoncito Duro de Matar, la Orugita con problemas de adicción (Alan Rickman), el Gatito Sonrisón (Stephen Fry), y los hermanos Twedledee (Matt Lucas). ¡¡¡Gorditos!!! Y por suspuesto, todos ellos buscan la ayuda de Alice, para devolverle el trono a Mirana (Anne Hathaway). El team Iracebeth consiste en, huh, Iracebeth, y el Knave of Hearts (Crispin Glover), un tipo altísimo y flaquísimo con tintes de acosador. Todos esto son nuestros personajes, y cada uno la mayoría de ellos sobresale a su manera, aunque dentro del marco narrativo su inclusión se ve muy, muy forzada. Casi todos están nada más por estar, pero eso no les quita lo disfrutable. Estaría difícil elegir a mi favorita de la película, pero creo que está entre la Oruga, la Liebre, y el Gato de Cheshire. En el mismo renglón, tanto las actuaciones como el trabajo de voz es casi exquisito. Impecable. Cada uno aporta lo más que se puede a su personaje. Quizás los únicos que para mí fueron más débiles que los demás fueron Depp y Hathaway. Antes de que me degollen por mencionar al primero, permítanme ahondar en ello. Nadie dice que Depp no haga buenos trabajos, pero como que siento que si no se toman un descanso entre ellos, el dúo dinámico Depp-Burton va a cansar. Asimismo, su propia actuación me resultó poco original y se nota un sobreesfuerzo en a fuerzas querer hacer al Mad Hatter alguien “chingón”. Incluso hubo un momento en que noté que Depp utiliza el mismo estilo para correr que con el famoso Captain Jack Sparrow. Y aprovecho aquí para recalcar lo mucho que me disgustó que promocionaran al filme con el nombre de Depp, como si él fuera el verdadero protagonista. Como si no fuera a hacer lana, por Dios. Sobre Hathaway, sólo hay que decir que es un personaje que no destaca en nada y que aburre.

Esto NO es "La Leyenda del Jinete con Cabeza"

Pasemos a lo visual antes de entrar al problema. En este aspecto, la cinta es fabulosa, casi tan impecable como Avatar (2009). No, no es cierto, tampoco es para tanto. El estilo de Burton para retratar a Wond….. ¡oh, me lleva! Underland, es sin duda algo que llama mucho la atención. Muchos colores, iluminación, y alguna que otra cosa bizarra. Suficiente para obligarte a tener el ojo pegado durante los ciento y tantos minutos que dura la película. Eso sí, una cosa son los VFX, y otra muy distinta el 3D. Me desilusioné mucho cuando leí que el 3D utilizado en Alice in Wonderland sería añadido durante la postproducción de la cinta, a diferencia de ser filmada propiamente en dicho formato. La diferencia es grande. Avatar fue filmada EN 3D. Tron Legacy (2010), que se estrena a finales de año, fue filmada EN 3D. Por el contrario, Alice in Wonderland NO FUE filmada en 3D. Clash of the Titans (2010) NO FUE filmada en 3D. Harry Potter and the Deathly Hallows (2010-2011) NO ESTÁ SIENDO filmada en 3D. Todas estas cintas pasaron o pasarán por un proceso de conversión a 3D durante la postproducción. La diferencia radica en que la calidad de la imagen es menor. Comparen nuestra cinta en cuestión, si ya la vieron, con Avatar, si es que la vieron (¿a quién engañamos? Claro que la vieron). ¿Recuerdan lo bonito que se veía la otra? Desafortunadamente, las cámaras especiales para rodar en 3D son muy caras, y los estudios prefieren añadir el efecto después, puesto que resulta mucho menos complicado y más barato. Ésto, y la razón de que Avatar se convirtió, para sorpresa del mundo, en la película más taquillera en la historia, va a resultar en una enorme oleada de filmes que se somenterán al proceso. El nuevo reboot de Spider-Man será en 3D. Green Lantern (2011) será en 3D. Transformers 3 (2011) será en 3D. Todas la películas animadas serán de ahora en adelante en 3D, aunque con ellas la cosa es diferente. Y esperen ver The Hobbit (2011-2012), The Avengers (2012), y Breaking Dawn en 3D también.

Pero vayamos a lo importante. ¿Qué es lo que no funciona en la cinta? (PD. Por si ya se les olvidó, estamos hablando de Alice in Underland). El guión es una adaptación libre decente y nada más; las actuaciones y voces, como ya dijimos, son una delicia, y las caracterizaciones, el vestuario, el diseño de arte, el maquillaje, los efectos visuales, y hasta la cinematografía son un gran plus. La TRAMA es el problema. Todo el rollo de lo que trata la cinta, la historia, es el punto más débil de dicha. En una línea, puedo resumir, que Alice llega a Underland a liderar una sublevación contra la Reina Roja, y todos sabemos cómo acaba el asunto. En el último acto, la película cae en los convencionalismos, al presentar una batalla muy genérica y muy innecesaria. De repente nos sentimos en Narnia. Burton le quiso añadir algo de coherencia narrativa a las historias de Carroll, perdiendo así el encanto y mucho del corazón de las novelas. Sin embargo, el resultado final es una entretenida obra llena de extravagancias al más puro estilo Burton. Es un tanto decepcionante para los que tenían altas expectativas, pero aún así vale la pena verla aunque carezca de moméntum argumentativo. Es como si tuvieras ganas de un plato fuerte y en vez, te traen el postre. Sabe rico, pero al final del día no te llena. Y para terminar, a pesar de las fallas, hay dos escenas en particular que me hicieron reír con ganas. La primera es la primera en la que sale la Reina Roja, quien busca al responsable de quien se comió sus tartas, creo. Ñahh, algo así, pero el caso es que la sala se atacó de risa con las ranas. La otra es, por supuesto, el baile Jabberwocky (lo siento, me gusta mucho ése nombre, y hasta aplica con todos los términos en la tal Underland) que se echa el Mad Hatter hacia el final de la cinta. Inesperado y brillante. Vean Alice in Wonderland (no es necesario el asqueroso y equis 3D), que ustedes tienen la última palabra. Tengan un Feliz Día Jabberwocky.

Tu sonrisa no será tan grande cuando acabes de ver la cinta

Una respuesta

  1. ana cuevas cabrera

    hoy vamos a ver este film y esperamos tener un buen inicio de semana comenzando con esta pelicula

    marzo 13, 2010 en 11:59 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s