Of cinema and other drugs…

Review: The Lovely Bones (2009)

2.5 out of 5

Summary: Con constantes cambios de tématica que retractan al espectador de la cinta en general, The Lovely Bones son los meros huesos de un filme que carece de músculos y piel.

Iron Knight reviews The Dully Balls.

Hmmm……ahhhhh [Inserta suspiro aquí]. Uno a veces entra pensando en el nombre de algún buenazo involucrado en algún filme y espera algo muy, muy bueno. Y en efecto, termina siendo una increíble película de 2 hrs. Fue más o menos lo que me pasó con The Lovely Bones (2009), sólo que no acabó tan feliz el cuento. Desde que supe del proyecto en 2007 me anoté para verla, y la anduve esperando con ansias durante todo el año paado. Cuál fue mi desilusión que la espera no valió la pena. O el filme no valió la espera. Después de King Kong (2005), Peter Jackson se lanzó a adaptar otra obra literaria, no del tamaño del Señor de los Anillos, pero que bien se veía un poco difícil. Claro, después de salir airoso de aquella enorme trilógía, nada te parece complicado. Así pues, Jackson comenzó a filmar su nuevo trabajo a finales del 2007, con Saoirse Ronan, Mark Wahlberg, Rachel Weisz, Susan Sarandon y Stanley Tucci en los papeles principales.

The Lovely Bones es una novela de Alice Sebold, publicada en el 2002, que narra la historia de una joven adolescente que es asesinada y, desde su cielo, observa cómo la familia sufre por la tragedia y seguir con sus vidas, mientras ella acepta el hecho de estar muerta. La novela recibió gran crítica, y fue un éxito de ventas. Desgraciadamente, a su contraparte fílmica no le fue tan bien.

La adaptación sigue el mismo rumbo del libro; mismos personajes, misma trama, con ligeras alteraciones, como suelen hacerse. A simple vista, el guión de Jackson y compañía parece bien pulido, pero no lo es. Lo cierto es que plantea un inicio verdaderamente fenomenal, que prácticamente sostiene una calificación perfecta hasta que Susie, la joven asesinada, llega a una especie de limbo, en donde la cinta también se queda vagando. Son, no sé, 30 minutos, 30 muy buenos minutos, en donde Jackson retrata a la perfección a la familia Salmon, que hace muy efectivo y exquisitamente emotivo el momento en el que pierden a Susie. Por lo menos hasta aquí, la película ofrece sentido y lleva una dinámica y una narrativa bastante bien establecida. Nos conectamos con los personajes sin prisa, pero sin lentitud, y nada parece forzado. El “pero” viene después.

Luego de este pedazo, que, digamos, es el inicio/ planteamiento del problema-drama, la cinta se le cae a Jackson. El cielo de Susie representado en pantalla es, sí, interesante, pero sólo al inicio. Los constantes cambios que sufre el filme entre el bizarro y surrealista cielo, y el complejo drama que vive la familia, te evita meterte de lleno a uno y a otro. Jackson se queda por momentos embebido en las nubes de ése mundo de fantasía artístico y olvida que a un lado tiene un verdadero dramón con un potencial tremendo. E incluso cuando le toma atención a ello, prefiere enfocarse más en el asesino, que en el sentimiento de pérdida de la familia.

Resulta muy extraño, pero todo parece caerse por causa de ésto. Hasta las actuaciones se ven desmejoradas. Muchas son las escenas usadas a manera de climax, y supuestamente culminan en un desenlace muy poco trabajado, inútil e insípido. Y finalmente, deja al espectador sin ninguna especie de sentimiento, sin ningún tipo de recorrido, justo como la protagonista. Más bien, te deja preguntándote: ¿Qué es ésto? ¿Un drama sentimental? ¿Un thriller? ¿Una aventura fantasiosa? ¿Algo de fantasmas? ¿Una investigación policíaca? La cinta quiere abarcar ser todas éstas y resulta siendo ninguna. Se lanza a cumplir muchas cosas, pero sin nigún verdadero propósito concreto. Y esto me lleva a pensar que el filme, a fin de cuentas, está de alguna manera sobredirigido. Jackson intenta contar una historia y se confunde muchas veces sobre qué es lo que intenta lograr con ella. Las temáticas más palpables son la muerte, la pérdida, la venganza, el perdón, y la superación, y era precisamente éso lo que se debía haber contado sin tantos rodeos, y sin tanta tapicería de imágenes. Un viaje emocional de un hecho que te pega con fuerza, seguido del dolor y la aceptación de tal, y luego, la continuación de las vidas de tales seres queridos.

Hay algunas escenas decentes por ahí, con una en particular en la que se construye un suspenso con eficacia. Como ya dije, las actuaciones ya no lucen después de esos primeros 30 minutos. Saoirse Ronan se queda sin mucho material para continuar conectando con el público. Y a Mark Wahlberg, Rachel Weisz y Susan Sarandon les cortan constantemente los fuertes momentos. Es tan drástico el cambio de la calidad y coherencia en el sentido de apegarte a lo que vas a exponer, que hasta me pregunto si alguno de los tres o si los tres de plano fueron mal elegidos para sus papeles. El personaje de Sarandon, la abuela con problemas de adicción, te saca tanto de onda porque intenta hacerla de cómica en algunas escenas, lo que resulta totalmente absurdo. Stanley Tucci es quien se queda con más oportunidades de sobresalir, y lo hace, pero muy poco. Su actuación no es rescatable porque no es su mejor trabajo. Por lo menos no en comparación con su participación en The Devil Wears Prada (2006), en donde su trabajo me pareció menospreciado. Aquí, Tucci interpreta al asesino de Susie, con tintes psicóticos. Por mucho que me caiga bien entonces, su nominación al Oscar por este mero papel que no contiene esencia y que carece de fuerza, viene pareciendo muy, muy cuestionable.

Entendamos que es una de las mentes más importantes de Hollywood en el presente, pero también hay que reconocer que el error en este filme es de Peter Jackson, y sólo de él. Por supuesto no siempre va a hacer obras maestras, pero al menos algo bueno ayudó a hacer el año pasado con District 9 (2009). Un intento arriesgado, que pudo haber salido mucho peor, pero que aún así es tediosa. No la puedo recomendar, de verdad. Quisiera, pero no. Ni siquiera por ése inicio, que después de un rato se echa a perder. Una cosa sí me dejó pensando la cinta: más Saoirse y más Tucci, por favor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s