Of cinema and other drugs…

Review: The Wolfman (2010)

1.5 out of 5

Summary: Gozando muy poco del brillo de una luna llena, The Wolfman es una cinta  lenta, torpe, y sin significado alguno, que desperdicia enormemente grandes talentos.

Iron Knight reviews The Wolfman. Auuuuuuuuu!!!!!!

Sabía que algo iba a estar mal cuando finalmente terminaron por atrasar un año entero este remake del filme homónimo de 1941, en donde Lon Chaney, Jr. encarnaba al famoso monstruo. La fecha de estreno inicial, si mal no recuerdo, era el 13 de febrero de 2009, la cual luego fue cambiada a abril, y más tarde, hasta noviembre. Seguramente los ejecutivos de Universal pensaron que su hombre lobo no podría competir contra el de la peliculilla esa de vampiros y romance que tanto éxito popular estaba teniendo, así que decidieron una vez más, posponer su filme otros tres mesesotes. Por tanto, The Wolfman (2010) se estrenó por fin el 12 de febrero, pero para este entonces mis ganas tan ansiadas de ver el filme se habían un tanto desvanecido, pero nunca dudé en ir a verla. Desde un inicio lo que más me atrajo, fuera del monstruo en sí, fue el maravilloso cast que se había juntado Joe Johnston, y que pintaba a elevar el nivel de la cinta muchísimo. ¿Benicio del Toro? ¿Anthony Hopkins? ¿Emily Blunt? ¿Hugo Weaving? Dios, esto tenía que estar bueno. Y ahora digo: “Dios, esto tenía que haber estado bueno”.

Es una lástima, pero MUCHO en esta cinta se echó por la borda. La misma naturaleza de la historia del hombre lobo, coloca a cualquier adaptación de ésta por encima de otros intentos dentro del muy, muy decaído género. Y es que dicha historia no es una de horror per sé; es una mezcla de varios otros elementos en donde, sí, resaltan el horror y el misterio. El remake de Johnston nos sitúa a finales del siglo XIX (a diferencia de la cinta de los 40s que tomaba lugar, precisamente, por 1940), en Blackmoor, Inglaterra, en donde un tal Ben Talbot es brutalmente asesinado por lo que muchos aseguran ser una bestia. La tarea de este filme no era evitar caer en lo predecible, puesto que la gente se conoce bien la historia, y más o menos podemos esperar ver lo que sucede, sino más bien, mostrar tal historia de manera interesante y bien hilada. Y en este aspecto falla enormemente. La escena inicial, que muestra precisamente a Ben siendo perseguido por un hombre lobo, me pareció un buen inicio para meterte en la atmósfera de la cinta, pero desgraciadamente, es cortada en un momento bien emocionante para mostrar una title card que ni encajaba (aunque sí me pareció un buen shout-out a las cintas antiguas del género), y proseguir a la historia que nos interesa. Diablos. Lo siguiente que vemos es que la viuda esposa de Ben, Gwen Conliffe envía un e-mail, perdón, una carta, al hermano de Ben, el mismísimo Benicio del Toro, a quien mejor nombraremos como Lawrence “Larry” Talbot, un renombrado y conocido actor de teatro shakespeareano. Gwen pide a Larry que regrese a Inglaterra (él vive en América, creo), a llorar por la pérdida de su hermano, y a ayudar en la investigación de su misteriosa muerte. Claro, como él es también un detective secreto por las noches, su experiencia es mucho más necesitada que la de cualquier otro. Qué extraño, ¿por qué no llaman a Sherlock Holmes? Me imagino que para ese entonces ya había resuelto el caso de Lord Blackwood. No, mejor no le doy ideas a Universal.

En fin, continuando con nuestra historia, Larry se encuentra con su padre (Anthony Hopkins) al llegar a Blackwood, digo, a Blackmoor, y más tarde lo vemos en un bar, en una escena sin razón que disque sirve para dar razón a otra. A-b-u-r-r-i-d-o. No pido que saquen ya al lobo, pero hagan algo más interesante. Por fortuna, me lo cumplen, en una escena en donde a Larry le llegan tristes y traumantes recuerdos sobre su madre. Y luego, vemos a Larry desobedecer a su padre saliendo en una noche de luna llena a investigar la muerte de su hermano. Y quién sabe por dónde se mete, pero llega a un campamento de gitanos, porque, según escuchó, ellos le podían ayudar. Todo esto me pareció muy estúpido, pero antes de entorpecerlo más, un hombre lobo llega a atacar a lo bestia, en una escena medio boba y medio decente que culmina con Larry siendo mordido por el lobo. Yo me imaginaba algo más inspirado para una escena tan crucial para el resto de la historia, pero para este momento, ya sé que la cinta no se puede dar el lujo de eso. Lo que sigue son escenas que enfatizan el cambio que comienza a sufrir Larry, con todo y alucinaciones -meramente un recurso para algunas escenas de “espanto”-, así como el desarrollo de una relación entre él y Gwen (Emily Blunt). Hay un momento, en particular, entre estos dos personajes, en los que, creo yo, se muestran las únicas sonrisas en todo el filme. Ésto me hizo pensar que a lo mejor a la película no le hubiera venido mal uno que otro momento alegre. Creo que un funeral es más alegre.

You talkin' to me?!

Y antes de que siga corriendo la cinta sin encontrar un momento para introducirlo, nos meten de la nada a un Sherlock Holmes wannabe, interpretado por Hugo Weaving, cuyo talento actoral sólo logra resaltar una vez, en una escena de 1 o 2 min, que consideré la mejor de todo el filme. Y no, no involucra acción, ni interacción con los otros actores principales. Bueno, el agente V (le pondré así para no aburrirme….. y porque no me acuerdo de su nombre), junto con muchos otros pobladores, ya medio sospecha algo de Larry, y acabo de resumir en un par de líneas, unos 15 min de metraje. Y en una de esas noches, Larry sufre su primera transformación -una escena bastante buena-, seguida de sus primeros asesinatos. Aquí hago la aclaración que la cinta es clasificada como R (Restricted) por algo, y es que la sangre, y algunos miembros, brotan por doquier estando el lobo presente. Piénsenle dos veces antes de entrar con su hot dog al cine. En cuanto al tiempo exacto que lleva la cinta para cuando vemos esta transformación, para los desesperados e impacientes, es de unos 40-50 min. En lo personal, no se me hizo tanto el tiempo, y en realidad me daba igual que se transformara o no.

La mañana siguiente, me despierto y aún sigo encontrándole errores al filme, a diferencia de Benicio del Toro, que se despierta después de su ataque y no sabe si lo que está haciendo quedará bien o no. La policía llega y lo arresta y lo envía a un psiquiátrico, en donde hay un doctor tan pero tan, perdónenme, pendejo, que cree que la condición de Larry no es más que una alucinación, resultado de traumas de su infancia. La segunda transformación de Larry, dentro de la estructura de “pongámosle acción a ésto” está bien, pero dentro de la narrativa en general, resulta otro fiasco. Pero me alegré que asesinara a tal incompetente doctor. Vamos, no podemos negarlo, le hizo un bien a la sociedad. Larry bestia escapa por los tejados de Nueva Y……ah no, de ¿cómo era? Broockmoor, y ahí tuve que contenerme de la risa. Lo siento, pero sé que querían hacerlo real, pero el ver corriendo al hombre lobo con su ropita por ahí se vio muy estúpido. Digo, parecía un maldito hombre disfrazado de oso. Puffffffff. El inspector V lo persigue, sin éxito, y Larry logra escapar e ir directitamente con Gwen. ¿Cómo adivinó dónde vivía? Sabrá Dios. Mientras se declaran sus sentimientos mutuos, la policía llega porque, por alguna razón, sabe que Larry está ahí, y antes de poder apresarlo de nuevo o asesinarlo, éste huye otra vez. Destino: casa Talbot. Misión: asesinar a papá Talbot. Motivo: papá Talbot no es un buen papá. Lo que continúa aquí es una escena de acción que en verdad quiero discutir así que, antes de continuar, quedan advertidos: <<<SPOILER ALERT!!! (resalta el texto para leer). Resulta que, para este momento, papá Talbot ya ha confesado sus oscuros secretos a su hijo, los cuales revelan que papá Talbot fue mordido por Gollum, o por lo menos eso era lo que parecía esa cosa. Les juro que pensé que en ese momento diría My prrrrecious…… Y bueno, por consecuencia papá Talbot es hombre lobo también y es quien mató a mamá Talbot y a Ben. Y quien mordió a Larry. Me imagino que tenía problemas mentales y que quería ser el responsable de la muerte de toda su familia, o de otra manera, no le hubiera contado a Larry todo eso. Obviamente, Larry jura venganza contra su padre, y ambos se transforman para combatir a muerte en casa Talbot. Una vez más, me contengo la risa. No me esperaba ver a Anthony Hopkins transformarse, pero, ¿transformarse en eso? El lobo viejito parecía un oso gordo y chaparro, y más que una amenaza, parecía alegrador de fiestas. No sé qué pensar de la batalla. Por un lado, creo que era lo que la cinta necesitaba a gritos a manera de clímax, pero siento que no era tan necesario. Lo bueno que acaba rápido. Al parecer las garras de los hombres lobos son tan gigantescas y afiladas que te degollan de un zarpaso. Ahora que lo pienso, esto se debería haber llamado The Wolfmen. Tendría mucho más sentido. SPOILER ALERT!!!>>>.

La segunda parte del clímax, que también pasa por desenlace, tiene lugar en el bosque y es tan lograda como la mayoría de la cinta. Y para terminar, nos echan los versos clásicos de que la maldición del hombre lobo seguirá y seguirá (no la película, afortunadamente) por mucho tiempo, dejándonos en claro quién es el siguiente. Auuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!!!!!!, aúlla dentro de mí el lobo. ¡Por fin terminó!

Y entonces, ¿qué es lo bueno? Muy poco la verdad. Están muy salteadas las escenas decentes, y por lo menos la primera con Larry como lobo es interesante. Algo. No puedo aplaudir al cast por un trabajo que no sobresale en nada. Los cuatro actores principales están enormemente d-e-s-p-e-r-d-i-c-i-a-d-o-s. Y no porque no tengan talento, para nada, pero sus personajes respectivos están tan poco elaborados y desarrollados que no tienen material para dar un trabajo decente. Y no sé si sea por esta misma razón o no, pero la relación entre Gwen y Larry es tan interesante como una piedra, que empiezo a creer que del Toro y Blunt carecen de química en pantalla. Por supuesto son ésta última, junto con Weaving quienes tienen los personajes más inútiles dentro de la historia. Y más Weaving. Si quitáramos a su personaje, el filme sería el mismito. Ahora si le empiezo a temer tantito a The First Avenger: Captain America (2011). Si Johnston se preocupa tanto por aquél proyecto como por éste, entonces quedaríamos muy decepcionados. Empezando por ver quién será el elegido para portar el traje. Recordemos que Johnston es el responsable de The Rocketeer (1991), Jumanji (1995), Jurassic Park III (2001), e Hidalgo (2004), entre otras. :S

En general, The Wolfman hace un flojo intento por reencarnar al clásico monstruo, y te sientes tan alejado del filme, que no le tomas mucha atención a lo que pasa. Es una cinta que carece de vida propia -lejos de su atmósfera cinematográfica-, y de una muy necesitada emoción. El sentimiento está embarrado nada más. Sin embargo, para los que vieron la cinta original de los 40s, quizás ésta sea un aullida de nostalgia que le intenta hacer “homenaje” a aquéllla. Yo no podría decir, porque nunca ví la otra, así que a lo mejor me estoy perdiendo de algo. Nah, qué va. Pero eso sí; por favor, si van a hacer al hombre lobo a base de puro maquillaje y vestuario, háganlo, pero no me vengan con la estupidez de poner animales CGI en las mismas escenas, como el oso en el campamento gitano. Dah.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s