Of cinema and other drugs…

Avatar, The Dream Project (Part I)

Nota del Autor: En vísperas del esperado estreno de la nueva cinta de James Cameron, estos posts seguirán con cierto orden cronológico la creación y desarrollo del ambicioso proyecto que lleva más de una década en proceso, mientras contamos los días que faltan para entrar a Pandora.

La Concepción de una Idea y el Inicio.

Ya desde antes de que se estrenara, o mejor dicho, filmara Titanic (1997), Cameron había escrito un guión original de 80-114 páginas, por ahí de 1994, sobre un hombre paralizado cuya mente controla un cuerpo alienígena. Aunque la historia era fresca y nueva, el realizador admitió que estaba influenciada e inspirada por casi todas las historias de ciencia ficción que había leído de chico, en especial la historia corta de Poul Anderson, Call Me Joe (1957), y la saga de John Carter de Edgar Rice Burroughs, cuya adaptación ya viene en camino bajo el sello Disney y de la mano de Andrew Stanton, director de las joyas de Pixar, Finding Nemo (2003), y WALL-E (2008), con Taylor Kitsch (Gambit en X-Men Origins: Wolverine (2009)), Lynn Collins (Silver Fox, también en X-MO: W), Willem Dafoe, Thomas Haden Church, y Mark Strong, y con miras a estrenarse en 2012.

John Carter of Mars (2012). Si Lynn Collins sale así como en la imagen, el filme será un éxito rotundo.

Bueno, el caso es que Cameron afirmó en ese entonces, que después de Titanic, filmaría Avatar, y que éste utilizaría actores generados por computadora, con un presupuesto aproximado de 100 millones de dólares. El proyecto comenzaría producción en el verano del ’97 para estrenarse en el ’99.  Sabemos que no sucedió así.

¿Por qué? Porque Cameron se dio cuenta que no podría realizar algo así de enorme con la tecnología disponible en aquella época, por lo que la cinta se pospuso, y el cineasta comenzó a desarrollar ideas para una adaptación de Battle Angel, serie de manga japonesa creada por Yukito Kishiro en 1990.

El tiempo pasó, con Cameron saltando de un proyecto al otro como chapulín, hasta que en 2005, se dio a conocer que se encontraba trabajando en un tal Project 880, que terminó siendo una versión mejorada de Avatar. En un principio, se concentró en sacar a la luz primero a Battle Angel para 2007, y más tarde Project 880/Avatar en el 2009. Luego, volvió a cambiar de idea, y se enfocó en Avatar, y, después de completar una prueba de cámaras, se decidió totalmente por éste. ¿La razón? Finalmente se dio cuenta que técnicamente ya era posible. Dijo a Entertainement Weekly:

“Looking at what Peter Jackson was able to do with Gollum, and then King Kong. And Davy Jones [from Pirates of the Caribbean] — all these examples of compelling photo-realistic, fully CG characters, in a photo-realistic world. I don’t think many people are aware that a lot of the jungle scenes in King Kong were actually CG. They did a lot with miniatures, but toward the end they were doing a lot of the jungles in CG.”

King Kong a punto de madrearse al pobre tiranosaurio. Al parecer esto le prendió el foco a Cameron.

Durante el 2006, Cameron trabajó arduamente en dos cosas; por un lado, en el guión, que necesitaba arreglos y nuevas ideas, y por otro lado, en supervisar y ayudar a crear cámaras que le permitieran realizar el filme de una manera más cómoda y sencilla. Además, trabajó con el lingüista Paul Frommer en crear un nuevo lenguaje y una nueva cultura, la Na’vi, la raza indígena de Pandora, pero hablaremos de esto en otra ocasión. En el verano, anunció su intención de filmar al siguiente año, para un estreno en 2008, así como la posibilidad de dos secuelas si la cinta resultara exitosa. Más tarde, su amigo, el fallecido Stan Winston, se unió para supervisar y echarle la mano con el diseño del filme. Recordemos que Aliens (1986), y las dos primeras Terminator (1984, 1991), fueron tres de sus trabajos, que consiste en una larga lista de éxitos visuales.

Cameron quería crear algo con toda la acción y aventura que emocionan a los fans del género, pero también con conciencia, que cuando la vieras, sintiera algo, y te hiciera pensar y reflexionar sobre la forma en que interactúas con la Naturaleza y con tu “yo interior”.

Para inicios del 2007, las vacaciones habían terminado, y Cameron se encontraba listo para filmar en 3D, utilizando sus nuevas cámaras, conocidas como Reality Camera System. Sus años sabáticos habían dado fruto a avances tecnológicos que redefinirían la forma de contar historias en el cine… El declarado Rey del Mundo estaba listo para regresar a la silla de director……….

PS. Si te las perdiste, puedes checar la PARTE II, y la PARTE III de esta serie de posts.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s